•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuando Erasmo Ramírez fue cambiado de los Rays de Tampa Bay a su primer equipo, los Marineros de Seattle, se creyó que podía sumar victorias de manera más recurrente. Esa valoración se sustentó en que Seattle es un conjunto que dispone de un mayor poder ofensivo con peloteros reputados, como Robinson Canó y Nelson Cruz, y de un relevo más solvente que el de Tampa.

Pero a Erasmo le ha faltado esa dosis de suerte. Ocurre que cuando él lanza, su equipo batea poco. El derecho rivense sigue estancado en cinco victorias y la misma cantidad de derrotas, saliendo sin decisión en sus últimas dos aperturas, consiguiendo cuatro salidas de calidad consecutivas; no obstante, cargó con un revés ante los Orioles de Baltimore, después de tirarles 6 entradas y permitirles dos carreras. ¡Qué injusto! 

La última vez que Erasmo ganó fue el 18 de agosto ante Tampa Bay en el Tropicana Field. Prácticamente está por cumplir un mes sin conocer la victoria. A partir de ese triunfo, suma una derrota y tres juegos sin decisión. El pasado 10 de septiembre contra los Angelinos de Los Ángeles tuvo una excelente labor de 6.2 innings y par de carreras permitidas, producto de dos jonrones solitarios, sin embargo no pudo llevarse la victoria.

Ante Keuchel y Houston

Ramírez tendrá una prueba sumamente complicada hoy (11:00 a.m.), no solo por el hecho de enfrentar a unos Astros de Houston que pasan por un buen momento, siendo líderes de la División Oeste de la Liga Americana, sino también porque en el plano individual retará al pistolero Dallas Keuchel, ganador de 12 partidos con 4 derrotas y 3.03 de efectividad esta temporada. 

Eso sí habrá que señalar que a Keuchel le ha ido mal en sus últimas cuatro salidas, pues solamente obtiene un triunfo, acumula dos derrota y un juego sin decisión. Su más reciente salida fue el pasado 10 de septiembre ante los Atléticos de Oakland, equipo que lo atacó con cuatro carreras, incluyendo un jonrón en 5.2 innings.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus