•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Desde su firma con los Dodgers de Los Ángeles en el 2014, Leonardo Crawford, muchacho nacido hace 20 años en Puerto Cabezas, no ha dejado de perseguir con admirable tenacidad su objetivo de escalar en Ligas Menores. En el trayecto hacia su meta ha tenido días de gloria y noches de espanto, pero no ha dado paso atrás y sigue apuntando firme hacia las Grandes Ligas, su sueño de toda la vida. 

Sin embargo, sin dejar de pensar en su mayor ambición, Crawford centra ahora su enfoque en dar lo mejor de sí para lograr situarse entre los 24 peloteros que conformarán la selección nacional, misma con la que Nicaragua intentará defender la medalla de oro en los Juegos Centroamericanos que se realizarán en diciembre próximo.  

“Estoy agradecido con Dios porque me ha dado la oportunidad de jugar este deporte y con los encargados de armar la preselección, porque me han dado el chance de batallar por un puesto para estar en los Juegos Centroamericanos”, dijo Crawford, luego de haber finalizado el tercer día de entrenamiento bajo el mando del mánager Julio Sánchez.

Tras mostrar su agradecimiento, Leonardo, quien a principio de mayo de este año logró adjudicarse el premio de Lanzador de la Semana de la Midwest League, manifestó, revestido de esa determinación con la que ha logrado sostenerse en Ligas Menores: “creo que esta es una gran oportunidad para demostrarle a la gente de Nicaragua quién soy yo y las cosas que soy capaz de hacer”. Añadiendo que “le prometo a Nicaragua que, de quedar entre los 24 seleccionados que estarán en los Juegos Centroamericanos, voy a dar lo mejor de mí para conseguir la medalla”. 

“Fue un año regular”

Tan certero como sus envíos, así fue el análisis que Crawford realizó del trabajo que hizo durante la temporada con los Great Lakes Loons, equipo con el que construyó un balance de 7-10 y una efectividad de 4.60 en la categoría Clase A. “Fue un año regular. En realidad no estoy contento con los números que conseguí, lamentablemente no pude forjar mejores cifras. Creo que esta temporada tuve una actuación en término medio, pues si bien es cierto perdí más veces de las que gané y mi efectividad fue bastante alta, logré tirar 145 innings y sobre todo pude mantenerme sano. Ahora lo que me queda es seguir mejorando para el próximo año lucir de mejor forma”.

En medio de una temporada que no fue de números impresionantes, Leonardo consiguió realizar ajustes en su mecánica de picheo y aumentar su repertorio, factor tan clave para ser un pícher dominante. “Durante este proceso logré sumar dos lanzamientos: el 

cutter y un envío que es más que todo como una curva lateral”, contó Crawford, quien terminó la temporada tirando a una velocidad de entre 89 y 90 millas por hora y quien además asegura que no le sorprendería que tras el descanso que tuvo logre lanzar una o dos millas más rápido.  

El futuro inmediato

“El primer objetivo es lograr una gran temporada en la Liga Profesional con los Indios del Bóer y terminar listo para hacer un buen trabajo el próximo año en el Spring Training. Mi deseo es iniciar la temporada del 2018 en Clase A Fuerte o Doble A, uno nunca sabe cuáles son los planes de la organización. De lo que sí estoy seguro es que ellos me tienen bien valorado y todo dependerá de mi esfuerzo”, manifestó Crawford sobre su futuro inmediato, seguro de estar listo para cazar cualquier oportunidad que le presenten. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus