•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Acompañado de sus tres hijas, el pícher más valioso de la pasada edición del Germán Pomares Ordóñez, el exlanzador de Grandes Ligas Wilton López, llegó al Estadio Nacional Dennis Martínez para iniciar su preparación con la preselección nacional de beisbol que se alista para los XI Juegos Deportivos Centroamericanos, evento en el que ante la posible ausencia de los ligamayoristas Juan Carlos Ramírez y Erasmo Ramírez, él se perfila como el principal candidato para encabezar la rotación de abridores del equipo nacional. 

“Mis respetos para ellos (Juan Carlos y Erasmo), son unos caballetes, porque ellos están en Grandes Ligas, el máximo nivel del beisbol mundial, pero si no podrán estar, yo estoy listo para asumir el reto. Estoy aquí como un novato, siempre he dicho eso. Me hicieron la invitación para venir a entrenar y aquí estoy para dar lo mejor de mí. No importa si voy a ser el primer brazo, el segundo o el tercero, lo que me interesa es ser parte de la selección”, manifestó Wilton, con un entusiasmo que fácilmente saltaba a la vista. 

Igual lució cuando fue interrogado sobre la posibilidad de ser el pícher abridor por Nicaragua en la serie contra China Taiwán en la inauguración del nuevo Estadio Nacional Dennis Martínez. “Todavía no he visto el nuevo estadio, pero me imagino que debe ser grande, espectacular, como los de Grandes Ligas. Mi sueño es estar ahí con la selección y si me dan la oportunidad de tirar el primer o el segundo juego, pues ahí estaré, listo para lucir de la mejor manera posible”, aseguró, como quien ha encontrado una buena razón para seguir esforzándose al máximo. 

Wilton, que en la pasada edición del Germán Pomares fue el pícher de más victorias (15) y de más ponches propinados (125), señaló que “con la selección mostraré una versión igual o mayor que la que presenté con el equipo de León en el Pomares. He venido a los entrenamientos con gran entusiasmo y estoy listo para lograr una gran preparación y llegar a los Juegos al máximo nivel”. 

Sus hijas, un gran soporte

La imagen de Wilton entrando al estadio en compañía de sus hijas, no era producto de la casualidad y menos el resultado de cumplir con un capricho de ellas. El mismo lanzador explicó la razón sin tantos rodeos. “Vine con mis hijas, ellas me convencieron de estar aquí, tal como me convencieron de jugar en el Pomares. Yo no quería jugar, quería enfocarme en mi trabajo, pero ellas me dijeron que querían verme en el terreno de juego, que sus amiguitas en el colegio les decían que deseaban verme jugar, así como lo hacían otros peloteros como Everth Cabrera, por ellas estoy aquí, quiero que me vean dando lo mejor de mí”, expresó López, con un tono paternal, como sintiéndose catapultado por ese resorte de inspiración que son sus hijas.

Su negocio, una prioridad

Wilton López ganó lo suficiente en Grandes Ligas como para no pasar penurias junto a su familia, pero está consciente de que necesita invertir su dinero para garantizar el futuro de los suyos. Es precisamente su afán por no descuidar el negocio que junto a su familia está construyendo, que se negó a jugar con los Gigantes de Rivas en la Liga de Beisbol Profesional Nacional (LBPN). 

“El no jugar con Rivas no fue tanto por deseo, sino por necesidad, pues en León tengo mi negocio y sería difícil para mí estar viajando diario a Rivas. Estoy haciendo una inversión muy grande y no puedo dejarla botada”, explicó Wilton, quien junto a su esposa está trabajando en la construcción de un parque acuático en León.

Asimismo, Wilton aseguró que el no jugar con Rivas no tiene que ver con los problemas que tuvo con el equipo sureño en la final del Pomares. “No, para nada tiene que ver con eso. En el deporte hay pleitos donde sea. Eso es parte de la adrenalina que uno experimente en el momento del juego. El problema es perder la concentración, pero eso no pasa conmigo”, puntualizó. 

El retiro

“Tengo 36 años y creo que me quedan unos dos años más en el beisbol. No es que me sienta mal, pero uno debe ser consciente de que la edad y también la constante actividad van mermando las condiciones. Por ejemplo, vengo de lanzar casi 200 innings en el Pomares, y aunque me siento bien, pues entre más tiro más duro me siento, no puedo negar que llega un tiempo en el que el brazo se cansa”, reflexionó Wilton sobre su retiro del beisbol, aunque por ahora centra su enfoque en hacer un gran trabajo con la preselección nacional.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus