•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tras una ruptura que duró casi dos años, José “Danto” Pérez se reconcilió con el boxeo y actualmente disfruta de la “luna de miel”. Su triunfo por la vía del nocaut contra Óscar “Maromero” Amador, el pasado domingo, evidenció la armonía que encontró Pérez entre lo físico y lo mental después de aquel duro revés que sufrió ante Dixon Flores en diciembre del 2015.

Sin dar paso a la duda, el “Danto” se paró frente a Moisés Olivas el pasado 2 de septiembre y se deshizo de él en tres asaltos, en un combate que marcó su retorno a los encordados. Un mes después, Pérez volvió a subir al cuadrilátero y como si se tratara de una lotería, apostó de nuevo al número tres y en ese asalto tumbó con un potente izquierdazo a Amador, despejando cualquier duda sobre su calidad. 

El “Danto” confirmó su buen momento, dejando en el olvido al fantasma de las lesiones, y dio un mensaje rotundo en el reinicio de su carrera boxística: “Llegué para barrer la casa”, en referencia a que acabará con cuanto rival se cruce en su camino, para luego buscar una pelea titular. De momento ha dado los pasos necesarios, viendo el horizonte con claridad.

Pero el “Danto” entiende que para completar su restauración es necesario sacarse la espina que le clavó “la Esperancita” Flores, quien le arrebató su invicto con un duro nocaut en el segundo asalto. “Voy a pedir esa revancha, intentaré negociarla por las vías que sean necesarias. Aquella noche se conjugaron varios factores y perdí, pero eso no sucederá de nuevo”, manifestó Pérez, confiado plenamente en que puede doblegar Dixon.

Pese a su desmedido interés por enfrentar a Flores, la primera opción que existe para que se concrete dicha revancha pasa por el resultado que salga del pleito entre “la Esperancita” y Alexander “Supernova” Espinoza, quien expondrá su cetro Fedelatin de peso gallo el próximo 13 de octubre. Si Dixon se impone, lo cual es improbable, la reyerta contra el “Danto” estaría garantizada.

Sin importarle cómo se defina el combate entre Espinoza y Flores, Pérez ya comenzó a entrenar en el gimnasio Nicarao, para no ser tomado por sorpresa. “Solo descansé dos días, no puedo darme el lujo de perder el tiempo”, aseveró el “Danto”, quien para su fortuna ha despachado tempranamente a sus rivales y de forma contundente. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus