•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los golpes que le ha dado la vida al boxeador Marcos “El Soldado” Cárdenas, son más fuertes que los sufrido en el cuadrilátero. Su historia está llena de momentos difíciles, el más trágico fue cuando a sus 11 años de edad, su padre Marco Antonio Cárdenas, perdió la batalla de la vida, siendo vencido por cirrosis, producida por el consumo excesivo del alcohol.

“Fue un momento duro, era muy pegado con mi padre”, cuenta con sus ojos vidriosos, a punto de derramar lágrimas, recordando el día en que su progenitor finalmente sucumbió ante la muerte. “Mi papá tomaba mucho alcohol, no se hizo caso. Comenzó a tener esos problemas de sangrado en el estómago, le quisieron hacer un lavado, pero no soportaba. Así es la vida —no hizo caso— tuvo que irse”.

Tres años después de saborear ese trago amargo, Cárdenas, originario del barrio San Francisco en Diriamba, se metió al boxeo, con el fin de utilizar ese camino para salir de la pobreza. “Mi entrenador quería abrir una escuela de boxeo. Compró unos sacos, no teníamos recursos económicos, pero a mí me gustó mucho este deporte, empecé a pelear de 14 años, gané 25 combates y perdí 3 en amateur. Ahora soy profesional, he triunfado 5 veces, perdiendo un pleito”, cuenta.

Deseos de superación

Un año después de su ingreso al boxeo, la vida lo sorprendió con una noticia inesperada. Su novia María Celeste Ortiz, dio positivo en una prueba de embarazo. Cárdenas se convertiría en papá con 15 años. El nacimiento de Arlen le cambió la vida, aceleró su madurez, y provocó que su motivación todavía creciera más, pues ahora su misión no es solamente sacar adelante a sus dos hijos (después nació Marcos Josué), también a su madre María Inés Cruz, quien lava y plancha para generar ingresos. 

“No me asusté con lo de mi hija, me emocioné, miraba los ejemplos de ser padre, quería un bebé, salió mi niña Arlen, fue una experiencia fuerte. Después vino Marcos Josué. Gracias a Dios hemos salido adelante. Mi misión es que mi familia y mi madre se superen, deseo que mi madre deje de hacer ese oficio con el que a mí me ha sacado adelante. Vengo de una familia humilde, por eso, estamos metiéndole con todo al boxeo”, señaló. 

“Mi anhelo más grande es ser campeón mundial en 118 libras. Siempre le pido dirección a Dios que me ayude en la fortaleza y en lo económico siempre”. Como boxeador profesional, Cárdenas acumula un récord de 5 victorias, 1 derrota y 1 empate, y es manejado por Marcelo Sánchez, promotor de Pinolero Boxing, empresa con la que espera cumplir sus sueños, coronarse y propinarle un nocaut a la pobreza.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus