•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¡Qué importa…que hayas sido capaz de ganar un Cy Young en cada Liga; que te sientas agigantado por haber trabajado un no hitter y un juego perfecto en la misma temporada, la del 2010; que el Salón de la Fama te espere con las puertas abiertas después de tres temporadas de 20 triunfos y dos de 19; que presentes más de 200 victorias y más de 2,000 ponches; que te ufanes en estos tiempos de 67 recorridos completos, 20 de ellos blanqueos; incluso, que te llames Roy Halladay! La muerte siempre va a saber como batear tu mejor slider, tu mejor curva, tu mejor cambio, tu mejor bola de humo, en el momento menos previsible. Como ocurrió ayer, cuando Halladay, piloteando su avión, se precipitó hacia la nada en el golfo de México, frente a la costa de Florida. 

El tirador derecho de 6 pies 6 pulgadas de estatura, estaba en la ruta de los 41 años. Decidió retirarse en diciembre del 2013 después de 16 temporadas en Las Mayores con los Azulejos de Toronto y los Filis de Filadelfia, por unos agudos problemas en su espalda, perceptibles por sus bajones de rendimiento de formidables cifras 21-10 y 19-6 en el 2010 y 2011, a oscurecidas 11-8 y 4-5 en el 2012 y 2013. No, no era el mismo, y consideró que no volvería a serlo. Así que sin titubeos, se retiró a los 36 años y medio, una edad apropiada para que los lanzadores hagan valer el peso de su experiencia, en muchos casos, los años más fructíferos. Su Perfecto contra los Rojos en el 2010, es el segundo en postemporada después del logrado por Don Larsen de los Yanquis en 1956 contra los Dodgers, todavía el único en Series Mundiales.

Su gran sueño estaba más allá de los Cy Young y los No Hitters. Le apasionaba volar y se propuso comprar un avión, un Icono A5 contra el criterio prudente de su esposa. Su contrato con los Filis, le prohibía tomar ese tipo de riesgos y esperó pacientemente el momento de retirarse para realizar su sueño adquiriendo el avión. Se informó que el accidente ocurrió a las 12 hora del Este y que se ordenó una búsqueda que tardó cuatro horas. El avión fue encontrado boca abajo en aguas poco profundas. No había nada que hacer. La consternación que produce su muerte estremece el planeta  del beisbol. Una vez perfecto, Roy Halladay no pudo sacar de paso a la muerte y fue víctima de su estocada. Su discurso en 1919 en Cooperstown, quedó pendiente.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus