•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La selección de futbol de República Dominicana propuso un juego ofensivo, creativo, rápido y fue efectiva de cara al marco que defendía el arquero de la tropa nicaragüense, Justo Lorente; aprovechó par de errores defensivos de la zaga pinolera, que no obstante fueron provocados por el fuerte acecho de los caribeños y se llevaron un triunfo por 3-0, anoche en el estadio Cacique Diriangén, en el primero de dos partidos amistosos programados entre ambos combinados.

El técnico costarricense del equipo Azul y Blanco, Henry Duarte, alineó de inicio a siete jugadores que tuvieron acción en la pasada Copa Oro: al arquero Justo Lorente; los defensas Josué Quijano, Cyril Errington y Manuel Rosas; el contención Marlon López; el medio campistas Daniel Cadena y el enlace Luis Manuel Galeano. Óscar López Brandon Ayerdis, Ariagner Smith y Denis Berger completaron el once de Nicaragua.

Del otro lado, con solo cuatro “Legionarios” (jugadores que militan en equipos fuera de República Dominicana): Enmy Peña, Carlos Martínez, Edipo Rodríguez y el arquero Miguel Lloyd; del Árabe Unido de Panamá, y siete futbolistas que se desempeñan en la liga de ese país caribeño, el estratega Roberto Díaz no solo plantó cara a la favorita selección local, sino que impuso su futbol, fue mejor en todo el partido y vio recompensado su destacable desempeño con una merecida goleada.

Los visitantes jamás cedieron la iniciativa, se apropiaron del esférico desde el arranque del encuentro, vieron cómo los anfitriones se replegaron al ver su agresividad y poco a poco apretaron el cuello de un equipo nicaragüense retraído. Edipo Rodríguez, el jugador “gol” de la tropa dominicana, dispuso de las primera ocasiones claras para gol, dos para ser preciso antes de llegar al primer cuarto de hora: intentó primero con un remate desde fuera del área, aunque resbaló su tiro, pasó apenas por encima de la cabaña que resguardaba Lorente y luego amenazó con un disparo desde la frontal que acabó en las manos del arquero.

Fueron esos dos remates la premisa de la primera anotación. Al minuto 20’, Luis Espinal pisó el área pequeña haciendo alarde de buen regate para zafarse de Cyril Errington y sacó un potente disparo que Lorente rechazó al poste contrario, permitiendo que Rodríguez llegara a empujar el balón. No había forma de que Edipo fallara, se encontraba sin marca dentro del área y pese a que Justo se esforzó para evitar que perforaran su marco, quedó totalmente vencido, viendo cómo su defensa lo dejaba desprotegido.

Cereza en el pastel

En la segunda parte los dominicanos continuaron con su dominio y tan pronto como a los tres minutos de la reanudación ampliaron su ventaja, otra vez aprovechando la permisividad defensiva de los nicas. Enmy Peña realizó un cobro de esquina y su centro encontró sin marca a Luis Espinal, quien apenas necesitó empujar el balón pasándolo entre las piernas de Marlon López, que cubría el poste derecho, pero no pudo evitar el 0-2. El gol dominicano empeoró el escenario de los pinoleros, que lejos de reaccionar continuaron anestesiados.

A esas alturas del partido Duarte ya había realizado tres variantes: Cristhian Gutiérrez ingresó por Óscar López; Jorge García ocupó el lugar de Ariagner Smith y Allan Mercado sustituyó a Denis Berger. Smith y Berger, que podrían integrar la selección de Nicaragua para los Juegos Deportivos Centroamericanos, que se celebrarán en diciembre próximo en el país, ofrecieron muy poco para poder impresionar al timonel de la Azul y Blanco. Pero no fueron los únicos que quedaron a deber, Errington tuvo una noche para el olvido.

Henry Duarte hizo ingresar a Agenor Báez (65’), a Henry Niño (74’) y Maykel Montiel (82’); en lugar de Luis Manuel Galeano, Errington y Dani Cadena, el último de estos fue de los que en medio de la tempestad hacia circular el balón con buena intención, como lo viene haciendo desde que regresó al equipo nacional durante la pasada Copa Uncaf. Con todo y las variantes la tónica fue la misma que desde el arranque del encuentro, República Dominicana atacaba con mayor claridad y encontraba los espacios necesarios para amenazar el marco de Lorente.

En el minuto 78’, el zaguero pinolero Cristhian Gutiérrez al verse superado en un mano a mano contra Enmy Peña, se barrió por detrás de su rival cuando esté había entrado al área grande, cometiendo una falta y el árbitro no dudó en señalar el penal. Edipo Rodríguez se encargó de cobrar la pena máxima y convirtió el 0-3, a la postre definitivo. El revés de la selección de Nicaragua dejo mucho que desear y varios aspectos que Duarte 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus