•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ismael Munguía no es el nombre de un personaje famoso que intimida al verlo, al menos no con su tamaño, pues mide solo 5.10 pies. Tampoco es el nombre de un pintor y menos el de un escritor. Eso sí, en Nicaragua no hay alguien que siga el beisbol y que en los últimos tres años no haya escuchado este nombre con llamativa frecuencia. La razón es sencilla. Ismael Munguía es el nombre de un pelotero de apenas 19 años que en el 2015 firmó con los Gigantes de San Francisco, en el 2016 brilló en la academia de esta organización en República Dominica, en la campaña 2016-2017 impactó con los Tigres de Chinandega en la Liga de Beisbol Profesional (LBPN), en el 2017 se destacó en la Liga de Arizona y ahora mismo batalla por ganarse un puesto en la selección nacional que participará en los Juegos Deportivos Centroamericanos Managua 2017. 

“Estoy consciente que en el país se ha hablado mucho de mi talento, el cual es resultado de muchas horas de trabajo, de mucho esfuerzo. Lo que ven de mí en el terreno de juego no es más que el fruto de mi entrega a los entrenamientos, siempre estoy caminando la milla extra. Sé que tengo potencial y no quiero desperdiciarlo, por eso me preparo al máximo”, dice este muchacho que no quiere ver la “tierra prometida” de lejos, sino conquistarla. 

Del potencial de Munguía no existe la menor duda. Basta con verlo en acción en el cajón de bateo o en la zona del jardín central para uno percatarse de que no es un pelotero ordinario. De esto él está claro y lo reconoce sin ser jactancioso. “Yo siempre he tenido esa pimienta a la hora de jugar y he demostrado ser un pelotero habilidoso. Gracias le doy a Dios por este don que me dio de jugar bien el beisbol y le pido fuerzas para no desaprovecharlo. Estoy batallando fuerte para llevar mi talento a su máximo nivel”, expresa, como quien está seguro de sí mismo. 

Convencido

Protagonista de una carrera con llamativo crecimiento, este bravo chinandegano asegura estar preparado para adueñarse de un puesto en la selección. “Ya mi permiso está por concretarse y yo estoy listo para ayudar a la selección a conseguir el objetivo de revalidar la medalla de oro. Tal y  como lo he hecho con los Tigres de Chinandega y en Ligas Menores, así espero impactar con el uniforme azul y blanco”, señala el joven artillero. 

“Sé que la lucha por ganarse un puesto está muy cerrada, pero he venido para demostrar que sí puedo ser un seleccionado nacional. Estoy consciente de la calidad y experiencia de los jardineros que integran la preselección, pero también sé de mi potencial y estoy seguro que con mi trabajo haré que el mánager y su cuerpo técnico tengan una faena difícil a la hora de escoger a los que vayan a quedarse en el equipo que participará en los Juegos”, manifiesta quien se ha convertido en uno de los prospectos más importantes del país.

Ajustes y ascenso

Tras una temporada en la que bateó para 331 puntos con los Gigantes de San Francisco en la Liga de Novatos de Arizona, Munguía recibió la orden de su organización de prepararse con gran responsabilidad, pues “el próximo año podría ascender de categoría”.

“Estar en Ligas Menores me ha permitido mejorar muchos aspectos. Ofensivamente he trabajado en tener un mejor criterio de selección de picheos, en conseguir más bases por bolas y robar más almohadillas. En cuanto a la defensiva, me he enfocado mucho en atacar de forma correcta los elevados”, cuenta el pelotero cuyo nombre  se ha escuchado con llamativa frecuencia en los últimos años en Nicaragua.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus