•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿Pueden imaginarse al Real Estelí siendo eliminado por el Managua FC en semifinales después de tener una ventaja en el marcador global de 2-0? Pues créanlo. Anoche en el Estadio Independencia los pronósticos previos fueron destruidos por unos “Leones Azules” agigantados, que remando contra la corriente encontraron la fórmula para perforar en dos ocasiones las redes del equipo esteliano, para ganar el encuentro 1-2 (2-2 global) y avanzar a la gran final del torneo de Apertura de la Liga Primera, por haber marcado más goles como visitante. Bismarck Veliz y Cristiano Fernández se encargaron de liquidar a los rojiblancos, gracias a par de asistencias de Armando Zepeda. 

La primera ocasión clara de gol llegó al minuto 7’, por parte de Bismarck Veliz, quien tras hacerse con el balón en el medio campo se quitó a dos rivales y sacó un disparo de larga distancia intentando sorprender al arquero Maradiaga, pero el remate se fue apenas por encima de la cabaña. Fue el primero de tres intentos que realizaron los capitalinos. Norfrank Lazo y el capitán Cristiano Fernández ejecutaron sendos disparos que finalizaron siendo inofensivos.

Pese a estar abajo en el marcador global, los “Leones Azules” ofrecieron en la primera mitad un futbol con muchos fundamentos, partiendo por la posesión del esférico para elaborar jugadas en ataques e intentar romper la muralla defensiva esteliana. Las individualidades del venezolano Edward Morillo por el sector derecho y la presión que ejercía Veliz del otro lado, ambos en función de asistir a Lazo, fue fundamental en el desempeño del Managua FC.

Sin embargo, tal como apuntaba el libreto los capitalinos dejaron muchos espacios entre líneas y en el ejercicio ofensivo se expusieron en la retaguardia. Fue así como llegó el gol norteño, la jugada la inició Franklin López con una recuperación en el centro del campo, asistió a Quijano, quien a su vez se combinó con Gregorio Torres y este puso el pase para la anotación de Luis Manuel Galeano, cuya ejecución fue digna de retratar. En ese momento, el 2-0 global a favor de los rojiblancos le daba título de “Misión imposible” a las aspiraciones del Managua FC.

Reacción felina  

En el inicio del segundo tiempo, los locales se volcaron en ataque y dispusieron de una clara ocasión tras un cobro de esquina del “Goyo”, que encontró sin marca a Ariagner Smith, pero este remató de cabeza sin precisión y mandó el balón por fuera. Pero los “Leones Azules” no tardaron en retomar la iniciativa y pronto le darían vuelta a la pizarra.

El ingreso de Armando Zepeda iniciando la segunda mitad, sustituyendo a Norfrank Lazo, le ofreció a los capitalinos mayor soltura en ataque. Seis minutos después de haber saltado al engramado, Zepeda condujo el balón desde el medio campo y asistió a Veliz, para que este perforara las redes que defendía Maradiaga con un disparo rasante, pegado al poste izquierdo, emparejando el marcador del partido 1-1. Jamás se conformó el equipo que dirige Emilio Aburto y buscó insistentemente ponerse al frente.

Más cerca estuvo de adelantarse el Real Estelí al 56’, luego que Galeano pisara línea de fondo y metiera una diagonal buscando al “Goyo” en el segundo poste, pero el guardameta Erlin Méndez desvió el balón lo necesario para evitar que rompieran su marco. Fue la primera de tres importantes intervenciones, las otras fueron al 69’ y al 73’, en ambas mandó el balón a tiro de esquina tras sendos remates de Galeano y Torres.

Antes, al 61’, el conjunto felino tomó la delantera en la pizarra gracias nuevamente a la incidencia de Zepeda, quien se animó a disparar desde fuera del área provocando que Maradiaga dejara el rebote y Cristiano Fernández llegó a recoger el rebote para establecer el 1-2, con el que los capitalinos garantizaban su avance a la final del torneo de Apertura. El milagroso Managua FC, que resurgió a tiempo en la temporada regular para colarse a semifinales, logró lo que pocos esperaban, dejando fuera de la cita grande al campeón nacional.   

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus