•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuando Denis Espinoza atajó el penal de Luis Camilo Gutiérrez, que definió aquella tanda a favor del Club Deportivo Walter Ferretti (7-6), dándole el pase a la final del torneo de Apertura de la Liga Primera, en las gradas del Estadio Olímpico del IND, el jugador charrúa Bernardo Laureiro explotó de alegría y descargó la rabia que le produjo la sanción que le aplicó la Comisión Disciplinaria de Fenifut, que lo privó de disputar el juego de vuelta de la semifinal.

Mientras sus compañeros luchaban por darle vuelta a una eliminatoria que estaba cuesta arriba por el 1-0 sufrido en el partido de ida, Laureiro sentía la impotencia de no poder colaborar dentro del campo, pese que en todo momento externó su confianza a los futbolistas rojinegros que fueron convocados para ese juego. Finalmente la frustración desapareció una vez que el “Pulpo” aseguró el boleto a la final, etapa en la que el uruguayo estará disponible.

“Es una oportunidad muy grande para todos, el equipo hizo un gran partido y avanzamos a esta final donde enfrentaremos a un club fuerte. Ahora debemos trabajar duro para ganar el partido de ida”, manifestó Laureiro, en referencia al duelo que disputará el Ferretti contra el Managua FC, el 25 de noviembre en el Estadio Nacional de Futbol (7:00 p.m.), correspondiente a la ida de la final.

El charrúa está consciente de que enfrentarán a un rival de altura, que llega con la motivación necesaria para intentar quedarse con el título del Apertura, después de haber eliminado al todopoderoso Real Estelí. Por ello, Laureiro considera vital mantener la cabeza fría y no creerse favorito, pese que por estadísticas, mayor consistencia durante la temporada regular y experiencia en estas instancias el Walter Ferretti carga con esa etiqueta.

“No podemos confiarnos, porque ambos equipos perseguimos el mismo objetivo y cada cual tiene sus propias armas con las que intentará hacerle daño al otro. Sería un error creer que por nombre ya tenemos asegurado el título. La clave estará en minimizar a las figuras de ellos, que son jugadores que pueden marcar la diferencia y principalmente debemos concretar las ocasiones de gol. En Diriamba no fuimos contundentes”, aseveró.

Motivación extra

“Estoy disfrutando mucho, todos saben lo que pasó, lo que me hicieron y ayer (domingo) disfruté mucho el partido, ver a mis compañeros ganar y tiré toda la bronca (el enojo), merecimos más que el Diriangén y finalmente le dimos vuelta a la eliminatoria”, refirió Bernardo, en referencia a la sanción que le aplicó la Comisión Disciplinaria, señalándolo de haber escupido a un fanático de los Caciques, usando como recurso un videoclip de 4 segundos, en el que un aficionado encara al charrúa y este se detiene a responderle, mas no se aprecia la acción de la que lo acusan. 

“Lo que pasó en el juego de vuelta fue justicia divina, karma, suerte o como quieran verlo, cada quien tiene su propia definición, para mí es reconfortante saber que tendré la oportunidad de disputar una final más en el futbol de Nicaragua y daré todo para colaborar con el objetivo que persigue el equipo. Disputar una final es una motivación extra, anímicamente estoy al cien”, declaró Laureiro, autor de 11 goles durante la fase regular del Apertura, liderando a su club en ese departamento.
 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus