•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuarenta y tres años y un día después de noquear de forma contundente al bravo mexicano Rubén Olivares en una noche memorable para el deporte nicaragüense, el desaparecido Alexis Argüello recibió un homenaje digno de su impresionante trayectoria como pugilista, pues un pedacito de la tierra que él puso en el panorama internacional conquistando tres coronas mundiales en categorías distintas, se dio por inaugurado un colosal polideportivo que lleva su nombre y con el cual se intenta retribuirle algo de lo tanto que con sus puños de piedra le entregó a este pueblo, que por más que pasa el tiempo no olvida sus hazañas dentro del ring. 

Cuando el presidente de la República, Daniel Ortega, dijo: “Damos por inaugurado este Polideportivo Alexis Argüello”, los miles de jóvenes que asistieron a la ceremonia inaugural estremecieron el lugar con sonoros aplausos y gritos de júbilo. Todos, sosteniendo una férrea lucha contra la incredulidad, miraban con asombros el que ahora es el nuevo templo del deporte nicaragüense, siempre necesitando de inversiones como esta.

Sin lugar a dudas, la de ayer fue otra noche histórica, lástima que no contó con la presencia del “Flaco Explosivo”, que dejó el plano terrenal en el 2009, seguro hubiera sido noqueado por la emoción, como los tantos que fueron testigos del momento en el que el nuevo Polideportivo Alexis Argüello abrió sus puertas para albergar hoy, en su inauguración abierta al público, el show de los reconocidos Trotamundos de Harlem, y para luego convertirse en uno de los principales escenarios de los XI Juegos Deportivos Centroamericanos Managua 2017.  

El momento más emotivo

Una vez que el coloso de concreto quedó oficialmente inaugurado, en la gigantesca pantalla que se muestra en el centro y en lo más alto del escenario, apareció el video del round 13 del combate celebrado el 23 de noviembre en el mítico Forum de Inglewood, donde tras noquear a Rubén Olivares, Alexis se convirtió en el primer campeón mundial nacido en Nicaragua. END

Aquello fue, para los jóvenes presentes, como vivir aquella noche en la que el “Caballero de Ring” tocó el cielo. Cuando en el video Alexis tumba por primera vez a Olivares, la multitud en el Polideportivo gritó, y poco hizo falta para que se escuchara aquel famoso ¡matalo, flaco, matalo! que se escuchaba desde las tribunas cuando Argüello estaba golpeando con furia a sus rivales.

Luego, tras la segunda caída de Olivares, víctima del golpeo mortal del nicaragüense, todos en el gimnasio se confundieron en una algarabía tremenda, era como si se sintieran en el cuadrilátero del Forum, listos para alzar al campeón en sus hombros.  

Posteriormente, en la enorme pantalla apareció una foto del legendario “arquitecto del nocaut”, como también se le conocía, mostrando uno de sus títulos. A la vez, el público era invadido por una nostalgia inevitable al escuchar la canción Palmera, Palmerita, grabada por el tricampeón en los años 70.

Román, presente

No podía faltar el cuatro veces campeón mundial Román Chocolatito González, de quien el presidente Ortega dijo, mientras alzaba la mano del pequeño púgil, “Román es hijo de Alexis Argüello”. Por su parte, González, como rindiendo su propio homenaje al que alguna vez le vaticinó que llegaría lejos en el pugilismo rentado, exteriorizó que “yo siempre he dicho que aunque yo gane cuatro o cinco coronas mundiales, Alexis será siempre el número uno del mundo”. Tras sus palabras, la multitud se hizo sentir con un aplauso de esos que son difíciles de ignorar.

Así, con una multitud recordando a su máximo héroe deportivo, se inauguró, en otra noche memorable para el deporte nicaragüense, el Polideportivo Alexis Argüello. Las puertas quedaron abiertas, el nuevo escenario está listo para recibir al pueblo del “Flaco Explosivo”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus