•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuando Carlos “Chocorroncito” Buitrago decidió irse de Nicaragua, tomando un avión con destino a Miami, donde está entrenando de cara a su combate de título mundial contra el japonés Hiroto Kyoguchi, sabía que no sería fácil lo que viviría. El contexto actual del entorno familiar del boxeador resume esta situación: su esposa dará a luz en diciembre, el muchacho del barrio Andrés Castro no podrá estar presente.

Pero el fallar tres veces en combates de título mundial ha provocado que Buitrago tome decisiones radicales en su carrera. El próximo 31 de diciembre en Japón, tendrá una nueva oportunidad, esa noche en suelo nipón, madrugada en Nicaragua, Carlos se jugará su futuro, el de su familia y el de su primogénito Josué Abraham. Es ahora o nunca, es tocar la gloria borrando las amarguras del pasado, o hundirse más en el fango del fracaso.

En esta entrevista, Buitrago habla sobre lo que está viviendo en Miami, donde dirigido por su padre, Mauricio Buitrago, entrena en el gimnasio del cubano Osmini “El Moro” Fernández, quien se sumó al equipo de trabajo del nica y viajará a Japón. Dice “Chocorroncito” que es casi imposible que pierda por nocaut ante el japonés, afirma que no le intimidan las bravuconadas de Kyoguchi, quien lanzó el primer dardo intimidante al declarar que acabará con Carlos antes del límite y que ni siquiera verá los golpes. 

¿Cómo has vivido este primer mes de campamento en Miami?

Esta es la segundo ocasión que estoy trabajando con el “Moro” Fernández, la primera fue en el 2011. Los primeros días me sentía raro, pero poco a poco me fui adaptando. La manera de trabajar aquí es muy particular, es una incógnita lo que sucederá en el día de mañana, cada día es distinto, no es lo rutinario como en Nicaragua, que ya sabés específicamente lo que harás. Aquí entreno dos veces al día. 

Por ejemplo, en la mañana un día puedo hacer solo carrera, cuerda y sombra. Otro día la rutina varía, podemos hacer carrera, sombra, saco, salto a la cuerda, y otro día puede ser dedicado solo a la parte física, si no escuela de combate (sparrings dirigidos). No son entrenamientos aburridos.

¿Es difícil alejarse tanto tiempo de la familia?

Son dos meses y medio los que debo estar lejos de ellos. Estoy acostumbrado a compartir en familia, a estar siempre con mis hermanos, mi mamá, papá, mi esposa, dejarlos es duro, más en el contexto actual en el que estoy: mi esposa está en Nicaragua embarazada, son los momentos en los que debería estar acompañándola, pero bueno, tuve que decidir dejar todo eso, el no poder ver nacer a mi hijo en los primeros días de diciembre.

Viene un mes (diciembre) de cierre complicado, el mes de la dieta, los primeros 30 días has trabajado tranquilo, fuerte... ¿No tendrás problemas para llegar a 105?

Mi cuerpo ha sentido bien estos entrenamientos. Estos primeros 25 días han sido solo de trabajar la parte de cardio para que mi cuerpo se adaptara a los que viene. Ahora vamos a trabajar partes específicas, enfocados en el japonés, como contragolpearlo, atacarlo. La dieta es lo más duro, pero he bajado de peso paulatinamente. Mi cuerpo se ve bien trabajado, fuerte, sin aguantar hambre.

Kyoguchi dice que te va a noquear y que no verás sus golpes ¿Qué pensás de sus palabras?

Las palabras de Kyoguchi no me intimidan para nada. Eso del japonés es una manera de querer afectarme sicológicamente, pero a mí eso no me afecta para nada. Si el japonés viene con intenciones de noquearme va a tener que trabajar muy duro. Gracias a Dios solamente he perdido dos peleas y son de título, nadie me ha tumbado. Va a ser difícil que pueda noquearme. Si el viene a fajarse conmigo, se le va a complicar la pelea, en ese aspecto tengo ventaja.

¿Con qué actitud va a salir Buitrago esta vez? ¿Se va a guardar las manos otra vez o saldrá con todo?

En Tailandia le gané la primera pelea por decisión a CP Freshmart, pero estaba en Tailandia. Partiendo de eso no debo darle tregua al japonés, el que buscará la pelea seré yo. No voy a decir que voy a noquearlo, no puedo menospreciarlo, llegaré en excelentes condiciones y haré mi trabajo. Prometo un gran espectáculo. Cuando sale el verdadero “Chocorroncito”, no hay nadie que pueda detenerme en 105 libras. 

Viene un hijo en camino que no verás nacer ¿Cuánto puede pesar eso en tu motivación y en el aspecto mental eso?

Eso es una inspiración para mí, saber que no podré estar en ese momento especial del nacimiento de mi hijo, pero consciente que puedo recompensar eso al coronarme el 31 de diciembre.

Sos consciente que le podés cambiar el futuro a tu hijo en el aspecto moral si ganás el 31 de diciembre...

No solo a mi hijo, a mis padres, mis hermanos, a todos los miembros de mi familia. Cambiaría la vida de todos, en especial la de mi hijo, cuando él crezca se va a sentir orgulloso de tener un padre que está en la historia del boxeo nica como uno de los campeones del mundo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus