•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Miguel Cotto ha repetido hasta el cansancio que el 2 de diciembre, cuando se enfrente a Sadam Alí, en el Madison Square Garden de Nueva York, dirá adiós al boxeo para siempre con la finalidad de dedicarse a plenitud a su familia.

¿Pero qué tal si dentro de un año el tetra campeón boricua recibe una llamada de parte de los promotores de Saúl ‘Canelo’ Álvarez o los de Gennady ‘GGG’ Golovkin, para ofrecerle una pelea? 

“Les diría que mejor se llamen entre ellos”, respondió un resuelto Cotto en un reciente evento durante la recta final de su preparación para la cita con Alí, con el título de campeón mundial de las 154 libras de la OMB en disputa.

Al mismo tiempo, el pugilista puertorriqueño, quien ostenta una marca en el boxeo de paga, de 41-5, con 33 de los triunfos producto del poder de sus puños, no le concede mayor importancia a los cuestionamientos sobre los méritos de Sadam Alí (25-1, con 14 KO’s), para ser el último rival en su ilustre carrera.

“Lo más fácil en el mundo, es criticar, criticar y criticar. Yo siento que he tenido una excelente carrera en la que he logrado lo principal, que es ofrecer un futuro a mi familia. Y yo nunca me detengo a pensar en lo que piensen o en lo que digan los demás, o esperar que alguien se sienta satisfecho, ya que mi único propósito a lo largo de mi carrera como boxeador ha sido el de tratar de brindarle lo mejor a mi familia”.

¿Sientes mariposas en el estómago, en tu última pelea?

“No, no siento algo especial. Han sido demasiados años dentro del boxeo. Empecé siendo casi un niño, pasé por el boxeo amateur, me convertí en hombre, tuve a mi primer hijo siendo boxeador y ha llegado el momento de estar junto a ellos. Me perdí grandes acontecimientos de sus vidas, debido al boxeo y ha llegado el momento de no volver a perderme ni uno solo de esos momentos”.

Muchos boxeadores se retiran, pero luego regresan. ¿Qué hará que ese no sea tu caso?

“Me siento con la estabilidad económica para sostener a mi familia y quiero disfrutar de mi vida juntos a ellos”, insistió Cotto.

¿Un hijo boxeador?

Mientras tanto, Miguel asegura que no se resistiría a la idea de que alguno de sus hijos siguiera sus pasos. “Yo lo apoyaría”, dijo sin vacilar el cuatro veces campeón mundial puertorriqueño. “Pero, ellos están muy lejos del boxeo. Prefieren verlo desde afuera del encordado”.

¿Ha sido este un campamento diferente, por tratarse de su última pelea?

“Todo ha sido igual, lo normal. El hecho de que se trate de la última pelea, no ha afectado en nada a la preparación, la motivación”.

¿Esperó mucho tiempo este momento?

“Son como todas las cosas en la vida. Todo sucede cuando debe suceder, y este es el momento de mi retiro”.

Su debut en el boxeo fue ante otro debutante, Jason Doucet. ¿Qué le dejó ese combate?

“Lo que recuerdo de esa pelea, fue que tuvo lugar en el mes de febrero de 2001”.

Doucet se retiró del boxeo con una marca de 4-12. ¿Cómo explicar los caminos tan diferentes que tomaron sus carreras?

“No lo sé. Yo lo único que hice, fue dedicarme a trabajar muy duro, a tratar de hacer lo mejor y aquí estamos todavía”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus