•  |
  •  |
  • END

Luego de conocer los resultados del Bóer, barrido en la serie amistosa por los Caimanes de Barranquilla, campeones de la liga profesional colombiana, no faltó quiénes enfilaran sus cañones contra el equipo y el béisbol.

El último revés, con pizarra 16x2, nos dejó un sabor amargo, después que el equipo había realizado dos buenas presentaciones iniciales. En el béisbol no todos los juegos son iguales, pero también ése no era el Bóer, el equipo bicampeón, el que dominó ampliamente la Liga pinolera y doblegó al aguerrido San Fernando en una atractiva final, sino un equipo cansado y fuera de forma.

Da la impresión de que no se le dio lectura precisa a la importancia de esos juegos, que serían observados por miembros de la Confederación del Caribe, para valorar una posible futura expansión. Es la segunda serie que nos ganan, y de seis desafíos efectuados, sólo ganamos uno.

Nuestra Liga es buena, pero la de los colombianos demostró tener tanta o más calidad, especialmente por sus contrataciones, varios de etiqueta de big leaguer, como era Emiliano Fruto, el último pitcher al que se enfrentó, que era uno de sus nueve refuerzos que presentaron los Caimanes. El Bóer no se reforzó.

Desde que el equipo abordó el avión que los llevó a Colombia el lunes 28 de enero, iba marcado por la incertidumbre… No viajaron los artilleros Amaury Casañas y Jorge Núñez, y el staff de pitcheo iba seriamente afectado… No fue Juan Figueroa, el pitcher cabecera del club, ganador de 11 juegos en las dos fases del torneo, tampoco viajó el relevista medio Gonzalo López, los zurdos Esteban Pérez y Byron Zepeda, lo mismo que Ariel Saldaña… Igualmente, no estaba el manager Lourdes Gourriel, y Sandy Moreno debutó con el equipo grande.

La semana anterior fue de celebración… El equipo se coronó el 22 de enero, hubo fiesta popular el 26 y se viajó el 28… A todos se les olvidó entrenar acá y se hizo hasta que se llegó a Barranquilla.

Ya en el terreno, esos factores fueron minando las condiciones de los peloteros. Los bateadores arrancaron soportando 14 ponches en diez innings, del total de 30, y por ser tan corta la serie, no hubo tiempo para realizar los ajustes ofensivos… El pitcheo no encontró respaldo, sólo ausencias. Estando en Colombia, Rafael García hizo su trabajo en el primer partido y después se fue, en tanto el estelar taponero Gustavo Martínez sólo sacó un out en la serie.

Fue atractivo el primer juego, que se perdió 2x1 en diez innings; para el segundo cotejo, tras un viaje de seis horas, se peleó hasta la apertura del sexto inning, en que se perdía 2x1. Brian Rodaway, que tenía 12 días de no lanzar, se derrumbó y se perdió 5x2… Ya para el tercero, todo se acabó en el segundo inning, por el rally de nueve carreras.

Wilber Bucardo subió a la loma también con 12 días de descanso, pero se excedió en el primer inning en que ponchó a tres… Como decimos, ahí dejó el brazo, y en el segundo inning, su decrecimiento tomó a todos por sorpresa, y cuando Melvin Cuevas empezó a calentar ya la hoguera estaba encendida.

Se quiso reaccionar, pero el pitcheo colombiano anulaba a los bateadores pinoleros, que sólo ansiaban el final de juego.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus