•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Inteligencia de Negocios, o Business Intelligence en inglés, es una herramienta relativamente nueva que se utiliza para acceder y analizar de manera rápida y sencilla la información de una empresa, para luego tomar decisiones a nivel operativo y obtener resultados positivos, explicó Graham Tercero, jefe de Desarrollo de Sistemas en Compañía Licorera de Nicaragua.

Según Tercero, no se necesita una gran inversión para poner en marcha la inteligencia de negocios, sino más bien tiempo.

¿Qué debemos entender por Inteligencia de Negocios?

Facilitar la información que existe en los sistemas que tiene la compañía para desplegársela a los usuarios, de tal forma que les sirva de apoyo, sin que la tenga que trabajar mucho.

Una idea de Inteligencia de Negocios que siempre pongo, por ejemplo, es el indicador de combustible en el carro, que a veces está vacío, está lleno o está en medio (el indicador). Digamos que si tengo un cuarto de tanque y tengo que ir a Managua, ¿será que llego o no llego? Entonces, ahora inventaron uno que indica cuántos rangos en kilómetros tenés, que si tenés 15 kilómetros para llegar, sé que no llegaré, pero si tengo 90 a favor me la puedo jugar.

Lo que nosotros hacemos, entonces, es ese tipo de indicadores, masticar la información al usuario para que pueda tomar decisiones en el día a día.

¿Qué herramientas o metodologías utiliza el usuario?

En caso de la Compañía Licorera, trabajamos en conjunto con los usuarios y entendemos la operación con ellos y vemos qué son los indicadores claves para ellos, decidimos en qué les puede ayudar a mejorar en su operación.

Por ejemplo, la aplicación de logística de cosecha que trabajamos en los ingenios del grupo. Tenemos una parte que se llama logística de cosecha, donde trabajamos una aplicación con el principal objetivo de reducir el tiempo perdido en el campo.

Cómo reducimos el tiempo perdido de los equipos; que un equipo no se te quede en el campo sin combustible, y si se queda sin combustible, que sea el menos tiempo posible.

En la torre de control, donde hay una pizarra, ellos ven todos los equipos que están en el frente de cosecha, cuáles vienen hacia el plantel, cuáles van hacia el plantío, cuáles están en el plantel, y pueden ver en la misma aplicación que si es verde están funcionando bien, o en rojo si están dañados.

Se lleva un conteo de todo el tiempo que lleva dañado el equipo y las veces que se ha dañado en el día, y así el operador puede decidir si lo saca de operación o manda uno nuevo.

Esa misma pizarra la ve la gente del taller que le da mantenimiento a estos equipos, entonces es interesante porque te permite tener la información en tiempo real y te apoya para tomar decisiones.

¿Desde cuándo se aplican estos procesos en base a la Inteligencia de Negocios?

Ya tiene unos diez años, o quizá menos, es relativamente nuevo. Nosotros lo estamos trabajando desde hace cinco años y surgió como un requerimiento de la Gerencia General de la compañía para apoyar la estrategia de ser más eficientes.

Aparte de los procesos operativos que son visibles, necesitamos darle más apoyo a la gente que está operando los procesos, con información que les retroalimente.

La Inteligencia de Negocios en la parte operativa nos ayuda a corregir la operación antes de que termine el día.

Lo normal en todas las empresas es que a final del mes se cierran los estados contables y se analiza qué fue lo que pasó, postmortem, entonces nosotros lo que tratamos de hacer es antes de llegar al final del mes, saber si nos vamos a pasar del presupuesto, o no, y por qué.

¿Se pueden clasificar las soluciones de acuerdo al grado de complejidad?

Las soluciones se categorizan en dos: soluciones operativas y soluciones de análisis. Las de análisis son más a largo plazo, uno agarra los últimos siete años de la compañía y puede proyectar qué va a pasar, proyectar los estados financieros, la producción, etcétera.

O se pueden agarrar los primeros seis meses del año y proyectar los próximos seis, para saber si nos vamos a pasar o no.

Nosotros estamos siendo innovadores en aplicar la Inteligencia de Negocios a la parte operativa, para saber antes de que termine el día cómo podemos mejorar la producción, si vamos a poder cumplir con la meta de moler 20,000 toneladas (de caña) en el día y si nos vamos a pasar o no.

¿Los sistemas de software, en la parte tecnológica, son parte importante para desarrollar la Inteligencia de Negocios?

En el caso de la Compañía Licorera es estratégico y creo que en todas las compañías deben ser una parte estratégica, conocer al cliente es algo que está de moda y es algo que no vemos se esté haciendo mucho.

¿Cómo impacta en el crecimiento de una compañía?

Nosotros, por ejemplo, con solo este programa de logística de cosecha hemos logrado reducir los tiempos perdidos y los costos operativos, porque sabiendo dónde están los equipos y sabiendo cuántos vienen, cuántos van, podemos reducir la cantidad de viajes que debe hacer de los plantíos hacia el plantel y viceversa. Hay ahorro tangible que podemos ver y podemos presentarlo a la Gerencia.

¿Qué tipo de empresas son las que necesitan implementar estos procesos?

Pensaría que desde una pulpería hasta una transnacional. Imaginate en una pulpería donde vos podás ver cuál es el producto que se está vendiendo más, en cuál te estás quedando sin inventario y llega la gente y te pide el producto y no lo tenés, perdiste la venta, en cuáles productos estás perdiendo.

¿Las Pymes están en la capacidad de implementar estos sistemas?

Claro. Lo bonito de esto es que se puede hacer a cualquier nivel, entonces ellos tal vez no van a implementar la parte operativa, aunque hay muchos paquetes de software que están hechos y que solo podrían comprar o pueden trabajar en Excel y empiezan a hacer sus proyecciones en el día, está probado que funciona.

¿Requiere tiempo, requiere inversión?

Requiere tiempo, no necesariamente requiere inversión, dedicarle tiempo a entender tu negocio, qué es lo que querés medir, entender la información que estás grabando. Puede ser que en una pulpería lleve dos días entender los datos o en una gran empresa te tome un año y no lo lográs entender.

En la trazabilidad, entender el proceso del azúcar lo logramos en tres meses para saber dónde se podía mejorar. La capacitación del personal es importante y esto es parte de las nuevas tendencias.

 

¿Quién es?

Graham Tercero se graduó en la Universidad Americana como Ingeniero en Sistemas. Desde hace cinco años se desempeña como jefe de Desarrollo de Sistemas, en la Compañía Licorera de Nicaragua.

Anteriormente trabajó para el Instituto Nicaragüense de Telecomunicaciones y Correos, Telcor.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus