•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La industria nicaragüense de la carne espera una pronta respuesta a la “salida ilegal de ganado” del país, un problema que ha denunciado en varias ocasiones.

Onel Pérez, director ejecutivo de la Cámara Nicaragüense de Plantas Exportadoras de Carne Bovina (Canicarne), pidió ver con seriedad el problema porque Nicaragua corre el riesgo de reducir sus exportaciones de carne y volverse importador de ese producto, de países como Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay, que hoy tienen más ventajas competitivas.

El director ejecutivo de Canicarne insistió en que el problema de la ganadería no solo repercute en las plantas procesadoras de carne, sino que también tendrá efectos en el empleo, en nuevas plantas de procesamientos recién instaladas, en el precio de la carne al consumidor y en la ganadería en todo su conjunto.

La reducción

Las cifras de extracción de ganado, que venían creciendo desde 1995, cayeron en el período 2013-2014, estima Canicarne basándose en datos oficiales del Ministerio Agropecuario (MAG) y el Centro de Trámites para las Exportaciones (Cetrex).

La extracción de ganado macho es la cantidad de reses que se destinan para la matanza industrial, la matanza municipal y la exportación de ganado en pie. En 1995 era de 420,857 animales y se incrementó hasta 1.19 millones de cabezas en 2013.

Canicarne esperaba que la extracción siguiera subiendo, pero en el período 2013-2014 cayó a 899,591 reses.

Por eso en la industria de la carne calculan que cerca de 300,000 cabezas de ganado están saliendo de manera ilegal del país cada año.

“Hay algo que no está registrado y es el contrabando, que está saliendo por la frontera sur y por la norte del país”, aseguró el director ejecutivo de Canicarne.

Descenso

Tras la inauguración de la nueva planta de la empresa mexicana SuKarne, el sector industrial de la carne de Nicaragua ha experimentado una reducción del procesamiento por falta de materia prima, reveló Pérez.

Afirmó que las plantas procesadoras que estaban trabajando con el 80% de su capacidad instalada, ahora solo laboran con el 48% de esa capacidad.

Pérez explicó que los mataderos, que ya estaban en el mercado nicaragüense, tienen que esforzarse por mejorar su eficiencia para poder competir con éxito. Pero, con lo que no pueden seguir compitiendo es con el “contrabando” y la “subvaluación” del ganado.

Según el director ejecutivo de Canicarne, pueden darse casos de mataderos que al no poder competir cerrarían operaciones.

Manifestó que si las plantas de procesamiento de carne no están trabajando con toda su capacidad, se verán forzadas a despedir trabajadores.

Estima que el empleo en la industria podría reducirse hasta en 10% y15%. Actualmente, según Canicarne, la industria genera unos 3,000 empleos directos.

Precios

La industria de la carne nicaragüense sostiene que en los dos últimos años ha pagado los precios más altos de la carne, contrario a lo que dicen algunos ganaderos.
Onel Pérez opina que en Nicaragua se paga US$4.18 por kilo de carne en canal caliente, mientras que el precio promedio en los países del Mercosur es de US$3.17 por kilo en canal caliente. Eso quiere decir que un productor de ganado recibe US$222 más por un novillo de 220 kilos, ejemplificó.

El director ejecutivo de Canicarne expuso que los precios que paga la industria de la carne nica están por encima de países muy productores como Uruguay (US$3.20 por el kilo de carne especial), Argentina (US$3.47 por el kilo de carne con destino a la Unión Europea), Brasil (US$3.14 por el kilo de carne) y Paraguay (US$2.85 por kilo de carne).

Ganado subvaluado

Onel Pérez aseveró que en Nicaragua se está vendiendo “ganado subvaluado”, que hay exportaciones de ganado en pie registradas en el Centro de Trámites de las Exportaciones (Cetrex) con un precio promedio de US$200, pese a que hay una resolución de la Dirección General de Ingresos (DGI) que establece que el precio base del ganado en pie debe ser de US$750.

Enfatizó en que el verdadero precio de ese ganado que sale del país anda entre US$900 y US$950, pero es registrado con un precio menor.

Argumentó que al no pagar impuestos, los mataderos extranjeros que compran esas reses tienen una ventaja competitiva respecto a las industrias nicaragüenses.

Pérez concluyó que el “contrabando” de ganado afecta a toda la industria de la carne del país, incluso a SuKarne, la empresa mexicana que instaló este mes una planta de procesamiento de carne cerca de Managua.

Advirtió que puede subir el precio de la carne para el consumidor y que una vez que eso pase, se podrían abrir las puertas a carnes de Brasil y Argentina, entre otros países que tienen ventajas competitivas.

Nicaragua corre el riesgo de volverse importadora de carne, en vez de seguir siendo exportadora de carne, reiteró Pérez.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus