Melvin Escobar
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Puede afirmarse con seguridad, que el endeudamiento es una situación que va de la mano con la actual sociedad de consumo, tal como se explica en un informe realizado por la Federación Mundial de Consumidores denominada  Consumers  Internacional, “en América Latina el acceso al crédito ha fluctuado entre la casi inexistencia de este mecanismo hasta el escenario actual donde predomina una fuerte oferta de créditos y una inducción al endeudamiento”.

Antes de firmar un financiamiento es indispensable analizar y estudiar las condiciones predispuestas por el empresario, intereses  aplicables, monto a financiar, cuánto se pagará de más  deberían ser objetivos fundamentales en el análisis del consumidor, el sector financiero gana más mientras más se endeudan los consumidores.

El problema de los intereses

Para algunas instituciones que se dedican al financiamiento, la Ley 842 ha fijado incluso el monto máximo del interés que pueden aplicar en sus operaciones, es el caso de aquellas que no son reguladas por la Superintendencia de  Bancos y Otras Instituciones Financieras, la Comisión Nacional de Microfinanzas o el Ministerio de Economía Familiar.      

La ley es clara en este punto, pues aquellas instituciones que por lo general se dedican al otorgamiento de créditos para la adquisición de bienes muebles de naturaleza duradera, se ha fijado el interés máximo anual, que es precisamente hasta de dos veces la tasa promedio ponderada que cobran los bancos comerciales en el país, esta información se puede encontrar en una tabla que publica el Banco Central de Nicaragua.

Por ejemplo, durante el mes de junio del corriente, la tasa de interés promedio que cobran los bancos comerciales es de 11.60% anual, lo que significa que en las compraventas a plazos, mutuos con garantía prendaria y otros créditos no regulados por los órganos mencionados, estas instituciones pueden aplicar como máximo un interés del 23.2% anual, es decir 1.9% mensual.

Sobre la información precontractual

Tanto en la fase precontractual como contractual al consumidor se le debe informar con claridad cuál es el monto que se le financiará, el valor de contado del bien y cuánto terminará pagando. La Ley 842 va más allá y exige que se le informe al consumidor de forma detallada el monto total de los intereses y otros cargos que tendrá que asumir.

La transparencia en la información es esencial para no viciar el consentimiento del consumidor, de otra forma, si se omitiere información relevante, estaríamos ante información engañosa por omisión.

Cláusulas del contrato

Por lo general, si se revisa algún contrato por adhesión se encontrarán varias condiciones que importan la renuncia del consumidor a sus derechos, en este sentido, recuérdese que precisamente una de las cláusula abusivas determinadas por la ley  es aquella que impone la renuncia de los consumidores en perjuicio de sus derechos e intereses económicos.

Recuérdese que en este tipo de contratos no se puede argumentar de forma deliberada que hay que respetar lo pactado entre las partes, pues el mismo Código Civil de la República de Nicaragua dispone que las partes pueden pactar libremente las condiciones siempre que estas no vulneren otras leyes, la moral y el orden público. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus