•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Definir un mecanismo de compra-venta de leche para el sector acopiador informal del producto fue lo que solicitó el sector lácteo del país en la reunión más reciente que sostuvo con el Sistema de Producción, Consumo y Comercio del gobierno de Nicaragua.

Wilmer Fernández, presidente de la Cámara Nicaragüense del Sector Lácteo (Canislac), explicó que la Ley 688 (Ley de Fomento al Sector Lácteo y del Vaso de Leche Escolar) manda a crear ese mecanismo de compra-venta de la leche a los productores, que hasta el momento no lo aplica el sector informal.

“En ese sentido, lo que nosotros pretendemos es que el problema (del bajo precio de la leche al productor por parte de los acopiadores informales), que se está dando muy de manera recurrente en todos los años, se resuelva por medio de ese mecanismo”, 

No se trata de poner restricciones en el mercado, explicó el presidente de Canislac, sino de que a través de ese mecanismo el sector primario obtenga un precio justo de acuerdo con la calidad de su leche.

En las últimas semanas, la Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua (Faganic) ha denunciado que los “manteros”, o acopiadores de leche, para la fabricación de queso artesanal le bajaron considerablemente al precio de la leche.

Bajos precios

El pasado 14 de mayo un grupo de ganaderos reunidos en Faganic manifestaron que les estaban pagando entre C$48 y C$50 por galón y desde marzo les comenzaron a pagar entre C$28 y C$34.

Sebastiana González, del municipio de San Pedro del Norte (Matagalpa), señaló ese día que los productores de ese lugar “están decepcionados porque no tienen ningún apoyo para resolver la situación del precio de la leche”. “El problema de la leche es serio”, advirtió por su parte Normal Fajardo, presidente de la Asociación de Ganaderos de Matagalpa. Los queseros han bajado el precio de la leche sin motivos, porque realmente no ha habido “golpe de leche”, denunció el productor.

Por su parte Salvador Castillo, presidente de Faganic, dijo el pasado 1 de junio (Día Internacional del Niño y la Niña y el Día Mundial de la Leche) que los productores de leche del país están desprotegidos frente a los acopiadores de leche.

Fernández explicó que los productores entregan la leche diario a los acopiadores, pero ellos reciben el pago hasta el sábado. “Los productores no pueden planificar el manejo de su finca, porque a veces ni saben a cómo les van a pagar el fin de semana su leche”, expresó Fernández, quien insistió en que se le planteó la solicitud de establecer ese mecanismo al Gobierno y que esperan que se cumpla con la ley.

El vaso de leche

La Ley 688 también establece poner en práctica el programa del vaso de leche escolar para conseguir una mejor nutrición de niñas y niños en edad preescolar y educación primaria de las escuelas públicas o subvencionadas del país, que también ayudaría a resolver el problema de los productores.

Canislac está trabajando en un proyecto sobre el vaso de leche escolar, en conjunto con el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), para presentárselo al Gobierno y que lo incluya en el Presupuesto General de la República del próximo año, informó Fernández.

“Es un problema que tenemos que abordarlo todos los que estamos en la cadena de valor (de la leche), nosotros los productores, la industria de la leche y el mismo país (Gobierno)”, declaró Castillo, recordando que mientras en el campo se produce más leche que la demandada por la industria láctea formal y se pagan bajos precios a los productores, sigue sin echarse a andar el programa del Vaso de Leche Escolar.

85 litros de leche per cápita al año es el consumo de leche en Nicaragua, según la FAO.

150 litros de leche per cápita al año es el promedio de consumo que recomienda la FAO.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus