Sergio Cortés
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El secretario privado para Políticas Nacionales de la Presidencia, Paul Oquist, afirmó en Macao (China) que el proyecto Gran Canal Interoceánico traerá efectos multiplicadores positivos para el desarrollo económico, social y medioambiental de Nicaragua.

“El proyecto del canal conducirá a este país y a su gente a librarse de la pobreza extrema, aumentar la resiliencia de los ecosistemas, ganar independencia económica y, finalmente, lograr una Nicaragua más justa y próspera”, aseveró el funcionario durante el I Foro de Cooperación  China y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) realizado recientemente en Macao.

Aseguró que las personas que sean removidas de los lugares donde se construirá la vía interoceánica, podrán optar por reembolsos en efectivo o ser reasentadas: “Podrán optar a reembolsos en efectivo o reasentamientos que se encontrarán a una distancia máxima de 15 kilómetros de la residencia actual. Se proporcionará apoyo técnico, por ejemplo, mediante todo tipo de capacitaciones, para poder así restaurar los medios de subsistencia”.

Oquist, que también es secretario ejecutivo de la Comisión del Gran Canal y el Proyecto de Desarrollo, intervino en el evento  “presentación de los Planes de Infraestructura y Proyectos en Países de la Celac”, un panel paralelo del I Foro de Cooperación en Infraestructuras China-Celac, donde estuvieron presentes delegaciones gubernamentales y representantes empresariales de todo el mundo.

Asimismo, el funcionario  recordó que Nicaragua cuenta con una ubicación geográfica adecuada para contribuir con el desarrollo del comercio y las comunicaciones mundiales. “La macroestrategia del megaproyecto es construir una vía navegable para el comercio y las comunicaciones, convirtiendo así a Nicaragua en un centro logístico multimodal para el comercio regional y mundial, y en un ‘hub’ de negocios vital para América Central y Latina”, aseguró.

Para megabarcos

Durante su intervención, que duró unos 70 minutos, Oquist sostuvo que era evidente que  en el futuro el transporte marítimo estará dominado por los megabarcos y por el canal nicaragüense podrían transitar las grandes naves marítimas.  “Los buques post panamax podrán transitar por el Canal de Panamá después de su expansión; sin embargo, los gigantescos buques portacontenedores y los triple E no podrán usar el citado canal, incluso después de la expansión. En otras palabras, el mundo necesita un canal más grande”, refirió.

La megaobra nicaragüense generaría unos  113,000 empleos directos e indirectos, con “50,000 oportunidades de trabajo solo en la etapa de construcción y 3,700 puestos de trabajo hacia 2020”, consideró.

Por ser un proyecto que requiere de agua se  requerirá de una reforestación masiva, un adecuado manejo de cuencas, explicó, tras asegurar que el proyecto tendrá un “impacto ambiental neto positivo tanto a nivel nacional como regional”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus