•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los establecimientos comerciales que aceptan las tarjetas de créditos y débito como forma de pago, no tienen por qué cobrar el 5% adicional a los consumidores que paguen de esa forma, ya que ese costo debe de ser asumido por el dueño del local.

Rosendo Mayorga, presidente de la Cámara de Comercio y Servicios de Nicaragua, CCSN, señaló que un establecimiento comercial no tiene por qué transferirle ese costo al consumidor. “Cuando uno paga con una tarjeta de crédito, el banco emisor traslada ese dinero inmediatamente al establecimiento y por realizar esa operación el banco le cobra un porcentaje al dueño del establecimiento, pero este no puede trasladarle ese costo al cliente final”, manifestó Mayorga.

El superintendente de Bancos y Otras Instituciones Financieras, Siboif, Víctor Urcuyo, dijo a inicios de esta semana que el año pasado esa institución recibió 942 denuncias, la mayoría en contra de establecimientos comerciales que cobran de manera “ilegal”, el 5% adicional si el cliente cancela la compra con tarjetas de crédito o débito.

“El 5% que cobran los establecimientos comerciales por el uso de la tarjeta de crédito es muy difícil detectarlo, pero sospechamos que muchas veces está implícita en el precio del producto”, destacó Urcuyo.

Para el dirigente sindical Roberto González este es otro golpe para el bolsillo de la clase trabajadora que hacen uso de estos servicios y señaló que las autoridades deben de hacer cumplir la ley con este tipo de establecimientos.

“Lo que debemos de exigir es que se cumpla con la ley de Defensa de los Consumidores, la ley dice que no se puede cobrar”, indicó el dirigente de la CST.

Suspender contrato

El diputado Wálmaro Gutiérrez, quien es Presidente de Comisión de Economía, Producción y Consumo de la Asamblea Nacional, señaló que a los establecimientos que violan la Ley, se les puede suspender ese tipo de servicios.

“Cuando un establecimiento no está cumpliendo con las normas establecidas en la ley de defensa de los consumidores, la Diprodec, le debe informar a la Siboif para que esta a su vez informe al emisor de tarjeta de crédito y el emisor debe de tomar las medidas providencias señalando al establecimiento afiliado de que no puede proceder contra ley expresa y si hay reiteración hasta puede ser objeto de que se le suspenda ese contrato de afiliación y se le retire el POS.”, manifestó el legislador.

El presidente de la Cámara de Comercio y Servicios de Nicaragua hizo un llamado a los consumidores para que denuncien a los establecimientos que realizan estos cobros “ilegales”.
 
Los montos de créditos destinados a las tarjetas de créditos representan más del 7% del total de la cartera de crédito neta de los bancos del Sistema Financiero y según los últimos datos disponibles hasta diciembre de 2013 ascendían a C$5,830 millones.

La Asociación de Bancos Privados de Nicaragua, Asobanp ha reconocido que las tarjetas de créditos son un medio de pago muy conveniente que permite a los comercios aumentar sus ventas.

Práctica prohibida

Para el experto en derechos del consumidor Melvin Escobar, el cobro del 5% al cliente es una práctica prohibida y por ende sujeta a sanciones.  “La realidad es que constituye una forma de engaño, pues existe duplicidad de precio, cuestión que en ningún caso es aclarada antes del consumo, aunque debe dejarse claro, que independientemente se hiciere la aclaración, se trata de una infracción”, dijo Escobar.

Para el experto, si los consumidores no toman la decisión de denunciar “es muy difícil para la Diprodec levantar un proceso o determinar cuáles son los establecimientos infractores”. Se requiere que el comprador haga una “comparación entre lo cobrado y los precios detallados en el menú, y probablemente con esas pruebas la Diprodec si  pueda tomar medidas,” finalizó.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus