•   Londres, Reino Unido  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Entre las ciudades de Londres y Birmingham hay un parque singular; es una red de autopistas y otras vías entrelazadas con diferentes condiciones, inclinadas, empedradas, fangosas o de curvas cerradas, todas creadas a propósito. Es el Millbrook Technology Park, donde empresas de distintas partes del mundo ponen a prueba los motores y vehículos que están por salir al mercado.

Dentro del mismo parque, una compañía especializada en químicos para automotores, Innospec, también hace ensayos intensivos con nuevos aditivos para la gasolina y el diesel, entre estos algunos que pronto serán usados en Centroamérica con el propósito de reducir la contaminación, proteger las máquinas y dar mayor rendimiento al combustible.

Los motores que más han cambiado en los últimos años son los de diesel y exigen aditivos avanzados para funcionar sin problemas. “Creo que la principal razón es que hubo mucho más énfasis de las autoridades de medio ambiente, de Europa primero y de Estados Unidos y Japón después, en bajar las emisiones de diesel; y para eso, los fabricantes de motores tuvieron que crear nuevos sistemas de inyección”, comenta Jorge Vicente, consultor de Innospec para América Latina.

Los últimos experimentos de Innospec en Millbrook son con aditivos de última generación que les encargó la compañía UNO, distribuidora de combustibles en Nicaragua y otros países de Centroamérica que busca ser reconocida “como la mejor empresa comercializadora de derivados del petróleo de Latinoamérica”, según Fernando Santiago, gerente regional de suministro y distribución del Grupo Terra, al que pertenece UNO.

Jorge Vicente, consultor de Innospec y Fernando Santiago, de UNO-Terra. CORTESÍALimpieza de residuos

Al menos un tercio del petróleo que se procesa en el mundo recibe tratamientos creados por Innospec, en cuyos laboratorios pasan pruebas rigurosas a diferentes temperaturas hasta asegurarse, por ejemplo, de que los aditivos para combustibles eliminen de los inyectores rastros de laca que son 20 veces más finos que un cabello humano y obstruyen el funcionamiento del motor, explica Simon Mulqueen, gerente de servicios técnicos de esta compañía británica.

“Los combustibles base son casi los mismos para todos los distribuidores. Lo único que queda para mejorar los combustibles son los diferentes aditivos”, afirma Vicente. “La presión de las autoridades sobre las emisiones de diesel era debida, los motores diesel tenían mucho que mejorar. Los combustibles se tuvieron que adecuar y los aditivos también. Algunos aditivos se volvieron más necesarios aún”.

Para la protección ambiental, en las refinerías fue necesario cambiar las propiedades al diesel, como quitarle azufre, pero en algunos motores esto provocó una pérdida de lubricidad, recuerdan expertos de Innospec, quienes emprendieron el reto de producir aditivos que resolvieran ese y otros problemas, entre estos el control de depósitos carbonosos en las máquinas de diesel.

En Centroamérica las distribuidoras de combustibles suelen abastecerse de las mismas refinerías, y los aditivos son los que determinan las diferencias en la calidad. Por eso, indica Fernando Santiago, UNO encargó su propio aditivo a Innospec considerando  que los niveles de desempeño y calidad de esta compañía son “mayores que en otros continentes” y “los productos antes de ser lanzados al mercado son sometidos a amplias pruebas de desempeño en condiciones extremas”.

El desarrollo de la industria automotriz, con fines de reducir la contaminación, ha logrado que “un buen motor diesel emita cientos de veces menos que hace veinte años”, asegura Jorge Vicente. “Las mejoras en los motores continúan, en Europa ya hay motores Euro VI que con filtros regenerativos emiten solo 1% del material particulado que emitían los motores Euro V”.

Especialista de Innospec en un laboratorio en Millbrook. CORTESÍALos aditivos que UNO aplicará a sus combustibles en Centroamérica “devolverán al vehículo la potencia original”, enfatiza Vicente. “Con todo el motor más limpio, por dentro, más el control de corrosión de los nuevos combustibles se aumenta la vida útil del motor, lo que redunda en menor costo de mantenimiento”, precisa.

“El consumidor notará una mejor economía de combustible, en ambos combustibles (gasolina y diesel), y los vehículos emitirán menos contaminantes, pero esto el usuario difícilmente lo notará”, dice Vicente, con más de 30 años en el mundo de la industria química relacionada al petróleo y sus derivados.

Santiago considera que los clientes de UNO harán “menos visitas a talleres por la limpieza en partes elementales de los motores”, gracias a los aditivos que hoy son probados en Millbrook y en los próximos meses serán aplicados a los combustibles que esa compañía distribuye en la región centroamericana.

Sin aumentar los precios, a los conductores en general “les daremos algo que valorarán en nuestros productos; al probarlos sentirán la diferencia”, promete el gerente regional de Terra Petróleo.

  • Las emisiones de los motores de gasolina mejoraron mucho en los años 70 y 80, con el uso de convertidores catalíticos y de inyectores electrónicos de los 90-90. Los motores diesel siguen siendo mejorados.

Lo que les interesa

Estudios internacionales sobre el consumo de combustibles indican que lo que más interesa a los conductores es:

  •   La potencia del motor
  •   La protección del motor, el cuido
  •   La economía o rendimiento del combustible
  •   La protección del medio ambiente

 Cambios

Los sistemas de combustión han cambiado en los automotores. También se usa más aluminio en las alianzas de los motores, que los hace menos pesados y ayuda a reducir el consumo de combustible.

La diferencia entre las gasolinas súper y regular es el octanaje. La primera tiene 95 y la segunda 88. Ninguna lleva plomo desde hace 18 años.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus