•   San Petersburgo  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente ruso Vladímir Putin sacó pecho por la marcha de la economía rusa, a pesar de las dificultades que vive el país y las sanciones occidentales por la crisis ucraniana, al intervenir en el Foro Económico Internacional de San Petersburgo.

“A finales del año pasado nos auguraban una profunda crisis. No ha sido así. Hemos estabilizado la situación (...) y estamos superando con seguridad esta racha de dificultades”, dijo el jefe  del Kremlin.

Rodeado de empresarios y políticos mundiales declarados amigos de Rusia, entre ellos el primer ministro griego, Alexis Tsirpas, y el presidente de la petrolera argentina YPF, Miguel Galuccio, Putin reiteró que las sanciones de Estados Unidos y la Unión Europea no han logrado aislar a Rusia.

“Quisiera mostrar agradecimiento a todos nuestros socios que pese a los conocidos problemas políticos continúan trabajando en Rusia, invirtiendo sus capitales, aportando tecnologías, creando empresas y puestos de trabajo”, se dirigió el mandatario ruso a los empresarios de todo el mundo que han acudido al foro.

Presumió de que Rusia ha respondido a las sanciones occidentales “con la ampliación de las libertades y la apertura” del país, creando “condiciones para los negocios y abriendo nuevos mercados”, y garantizó que Moscú seguirá trabajando en mejorar el clima empresarial para atraer a las compañías extranjeras.

“No está todo tan mal en las sanciones. Son tiempos para afrontar reformas estructurales y para dar pasos que pueden tener consecuencias positivas a largo plazo”, aseveró Putin en alusión al impulso que recibió el sector productivo ruso, forzado a suplir los bienes que ya no se compran en Occidente.

Efecto boomerang
Al mismo tiempo, el jefe del Kremlin recordó que el embargo de Rusia a los alimentos procedentes de la Unión Europea “ha causado pérdidas de hasta 100,000 millones de euros” a los productores europeos.

“El intercambio comercial con Europa ha disminuido en aproximadamente una cuarta parte. Las importaciones desde los países de la UE han caído a la mitad, desde los 30,000 millones hasta poco más de 15,000 millones”, lamentó Putin.

Por otro lado, a pesar de la naturaleza económica del evento en la antigua capital imperial, el líder ruso no pudo evitar hablar de las tensiones políticas con Estados Unidos y el conflicto en las regiones orientales de Ucrania.

Los intereses
El presidente ruso afirmó que tras la desintegración de la Unión Soviética, Occidente y, en particular, EE.UU. “cayeron en un estado de euforia y en lugar de establecer relaciones de buena vecindad (con las antiguas repúblicas soviéticas) comenzaron a asimilar nuevos espacios geopolíticos que creían libres”.

“El problema (en las relaciones con EE.UU.) radica en que permanentemente tratan de imponernos sus estándares y decisiones, sin tomar en cuenta nuestra postura sobre nuestros intereses”, refirió.

A pesar de las sanciones europeas y estadounidenses, el líder ruso ha mantenido las libertades y las condiciones para los negocios.

El jefe del Kremlin agregó que, en la práctica, Estados Unidos le dice a Rusia que sabe mejor lo que ella necesita.

“Permítannos determinar nosotros mismos cuáles son nuestros intereses y nuestras necesidades de acuerdo a nuestra historia y nuestra cultura”, enfatizó.

Las armas
Putin volvió a responder a las reiteradas acusaciones de Kiev y de algunos países de Occidente que denuncian que Moscú suministra armamento a los separatistas prorrusos sublevados contra las autoridades ucranianas.

“Las partes beligerantes siempre --y quiero subrayar esta parte--, siempre encuentran armas en alguna parte. Esto también se aplica a las regiones orientales de Ucrania. Si la situación actual se resuelve con medios políticos, ya no hará falta ningún armamento”, subrayó el mandatario ruso.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus