Melvin Vargas
  •  |
  •  |

A pesar de que la Ley entró en vigencia a finales del año dos mil trece, aún se siguen observando muchas irregularidades, y al menos soy de la posición que no se trata de un inconveniente atribuible a las instituciones públicas encargadas de velar por el cumplimiento de algunas disposiciones, en sentido contrario, mantengo el criterio que la principal limitación en la correcta aplicación y respeto de las disposiciones legales y normativas es un punto atribuible a nosotros los consumidores y ciudadanos en general.

Por ejemplo, en el sector servicio, se repiten conductas que representan infracciones a la Ley 842, y en la mayoría de los casos no se trata de faltas muy graves, son simples faltas leves o a veces graves, no obstante, se desarrollan de forma reiterada y el consumidor no denuncia por desconocimiento o falta de interés. En seguida se mencionan algunas.

Tipo de cambio oficial del día
La ley es clara en mencionar que cuando el consumidor decida pagar su factura en moneda extranjera, se debe respetar el tipo de cambio oficial publicado por el Banco Central de Nicaragua,   en cambio, y contrario a la disposición, muchos proveedores aplican un tipo de cambio antojadizo y menor, esta práctica que es de las más comunes, constituye una infracción grave.

Sobre este particular, es importante destacar la dificultad que representa para el órgano competente perseguir esa conducta, por tal razón la gestión del consumidor y su postura de exigir sus derechos resulta un aliado imprescindible si lo que se pretende es caminar hacia una cultura de respeto de las leyes y específicamente de las reglas básicas que se han impuesto en las relaciones de consumo.

En este sentido, puede decirse que exigir el cumplimiento de ciertas condiciones se erige como un deber social, tal como lo ha dicho el escritor francés Felecité de Lamennais : “El derecho y el deber son como las palmeras: no dan frutos si no crecen uno al lado del otro.”

Forma de expresar el precio
Una de las prácticas más conocidas por los consumidores es precisamente la falta de transparencia por parte de los proveedores al momento de mostrar el precio al público, la Ley indica que este se tiene que exhibir con todos los cargos que el consumidor asumirá, en cambio, en muchas ocasiones cuando se recibe la factura, los montos cambian, pues es hasta ese momento que se aplican impuestos.

No se trata de una práctica inocente, en realidad es una forma de mostrar precios competitivos, de forma tal, que si antes de elegir el establecimiento a visitar se realizará una simple comparación de condiciones incluyendo precio, el consumidor probablemente elegiría la más cómoda a su bolsillo.

La conducta descrita es una infracción leve, y en principio es susceptible de una amonestación.

Denuncie
El consumidor puede denunciar las prácticas que considere que vulneran sus derechos, pero en principio puede dirigirse a la Diprodec para ser asesorado y de esa forma, saber de qué manera puede denunciar o reclamar y en qué momento, pues en muchos casos existen plazos y tiempos que hay que respetar, si se hace fuera de ellos, la diligencia es inválida.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus