•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

“¿Por qué el café, uno de los principales rubros de exportación de Nicaragua, el cual generó más de US$390 millones en el 2014, no cuenta con una estrategia de país clara, dirigida principalmente por el Gobierno?”.

Quien se pregunta lo anterior es Aura Lila Sevilla, presidenta de la Asociación de Cafetaleros de Matagalpa (Asocafemat) y de la Alianza Nacional de Cafetaleros de Nicaragua (ANCN). Ella insiste en que han pasado tres ciclos cafetaleros después del fuerte ataque de roya en 2012 y no hay una política concreta para la transformación y desarrollo de la caficultura.

En el 2012, un brote de roya afectó la caficultura de Centroamérica, con una incidencia de 37% en los cafetales nicaragüenses.
Sevilla no culpa a ningún gobierno en específico, pues afirma que en la historia de la caficultura nicaragüense todos los gobiernos han sido indiferentes con este sector.

“Nicaragua no ha logrado superar la barrera de los dos millones de quintales”, subrayó Sevilla.

Según cifras oficiales, en los últimos años Nicaragua ha producido apenas entre dos millones y 2.2 millones de quintales del grano de oro; y el rendimiento promedio de la producción se estima que oscila entre 11 y 12 quintales por manzana.

“A pesar de que generamos 300,000 empleos, aportamos al PIB (Producto Interno Bruto) y a las municipalidades, a los gobiernos no les ha interesado apoyar el fortalecimiento del sector cafetalero y seguimos patinando en dos millones de quintales. ¿Cuántos años llevamos ya con esos niveles de producción?”, insistió Aura Lila Sevilla.

Miembros de la Comisión Nacional de Transformación y Desarrollo de la Caficultura (Conatradec) anunciaron recientemente que se destinarán US$4.7 millones para iniciar al Programa Nacional de Transformación y Desarrollo de la Caficultura (PNTDC).

Esos recursos fueron aportados por los mismos productores en los dos últimos ciclos productivos del café, sin embargo no se les ha dado ninguna utilidad.

Los caficultores echan de menos la falta de programas de semillas de calidad, almácigos de café, asesoría técnica, entre otros, más cuando el café representa una inversión de largo plazo y se deben tomar decisiones acertadas.

Producción en la región

Nicaragua sigue rezagada en producción, respecto a sus vecinos de Centroamérica. Honduras es el país que más produce café en Centroamérica.

Su producción del grano supera los seis millones de quintales y sus ingresos por exportación del rojito superan los US$1,200 millones, en dependencia del precio internacional.

En ese país existen unos 100,000 productores de café, mientras que en Nicaragua existen cerca de 45,000.

En Guatemala, segundo productor de café de la región, la producción se acercaría a los 4.4 millones de quintales oro en la temporada 2014-2015, según cálculos de los cafetaleros. En la cosecha cafetalera 2013-2014 la producción del rojito guatemalteco apenas superó los cuatro millones de quintales, como producto del repunte de roya de 2012, pero se está recuperando.

Ese país cuenta con 394,000 manzanas dedicadas al cultivo de café, mientras que Nicaragua solo tiene 180,219 manzanas con el grano.

Según la Organización Internacional del Café (OIC), la producción de café en Costa Rica ascendió a 1,437,000 sacos de 60 kilogramos de café en la cosecha 2013-2014.

Por último, El Salvador es el país que menos produce café en la región.

Se estima que la cosecha de café del ciclo 2014-2015 en El Salvador ascenderá a unos 850,000 o 900,000 quintales, con un incremento en la producción de entre 21.4% y 28.5%, ya que en la cosecha del ciclo 2013-2014 se obtuvieron 700,025 quintales en ese país, según reportes de medios de comunicación.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus