•  |
  •  |

Con el fin de mitigar los efectos devastadores de la crisis en la caficultura nicaragüense, sobre todo entre los pequeños y medianos productores, un grupo de organizaciones coincidieron en apoyar el desarrollo y la implementación de una estrategia coherente a nivel nacional de promoción, mercadeo y posicionamiento de los cafés especiales de Nicaragua.

El Centro de Promoción de Importaciones de Países en Desarrollo (CBI), los Países Bajos, la agencia ProNicaragua, la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN) y el Consejo Nacional del Café de Nicaragua (Conacafe) unieron esfuerzos para iniciar la implementación de dicha estrategia.

Como parte de este programa, el CBI proporciona actualmente colaboración en temas de exportación a unos 20 productores de café de empresas pymes centroamericanas o cooperativas, de los cuales 3 son de Guatemala, 3 de Nicaragua, 5 de El Salvador y 9 de Honduras.

La crisis mundial del café, los costos de producción, los problemas  de exceso o el déficit de agua debido a los fenómenos naturales, los daños a infraestructura y enfermedades, entre otros, impactan en el sector cafetalero nicaragüense y en el global de su economía, ya que esta actividad económica supone alrededor del 33% del PIB agrícola.

LAS OPORTUNIDADES
Un documento llamado “Estrategias para promover  cafés especiales de Nicaragua” señala las oportunidades que se vislumbran para el café de Centroamérica, entre las cuales figuran los sellos o las certificaciones con que se cuentan en la actualidad, la promoción y estímulo a la calidad, la productividad en los países y la diversificación de la producción cafetalera para generar ingresos adicionales.

“Todos estos son elementos que podrían mejorar el acceso a los mercados y la fiabilidad de la oferta, si se toma en consideración que hay posibilidades de desarrollar el consumo gracias a los cafés de calidad especial, los cuales están teniendo un papel cada vez más importante en los mercados tradicionales de Europa y los Estados Unidos de América”, indica el documento consensuado por las organizaciones involucradas.

LA TENDENCIA
Al poner la producción nacional en un contexto internacional, se observa que Nicaragua presenta los rendimientos y volúmenes de producción más bajos a nivel de Centroamérica; sin embargo, actualmente Nicaragua inicia un proceso de transformación de la caficultura nacional, que tiene como objetivo inicial  mejorar e incentivar la producción y productividad del sector cafetalero.

“Se busca fortalecer el proceso productivo en los segmentos de pequeños y medianos productores, retomando las experiencias exitosas de financiamiento, asistencia técnica y modelos e innovación tecnológica, que reduciendo costos superen los rendimientos por manzana para incrementar el ingreso neto de la familia cafetalera”, revela el texto de las organizaciones que apoyan al sector cafetalero.

MERCADO META
El mercado meta de este proyecto es la Unión Europea y países del Acuerdo Europeo del Libre Comercio (EFTA, por sus siglas en inglés).
Los importadores de cafés de calidad vuelven a ser más exigentes cada año, no solo sobre la consistencia de calidad sino también sobre trazabilidad, mercadeo y lealtad.

Como exigencia básica, la calidad de las muestras de preembarque deben ser iguales a la calidad del café exportado, pero como exigencia más allá, el importador quiere certificaciones o en el caso de café especial: una tasa superior con historias de la finca para su mercadeo entre tostadores y tiendas tostadoras como Starbucks.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus