elnuevodiario.com.ni
  •   Atenas, Grecia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

“Todo el mundo está muy triste, deprimido”, como es habitual, los griegos se encontraban ayer domingo en la playa, en el café o en la iglesia, pero el ambiente era depresivo a causa de la incertidumbre de los próximos días.

En la terraza de un café de moda, el Balux, Anna Apostolopoulos, de 42 años, ataviada con un vestido a rayas y con un sombrero de paja, degusta su infusión. A pesar del decorado, “todo el mundo está muy triste, nervioso y deprimido”, asegura.

Ella misma “miró la televisión durante todo el sábado, y no quería ir la playa”, pero se decidió a hacerlo el domingo, “porque se lo había prometido a mi hijo”.

Hace dos días, Anna esperaba aún “que pasara alguna cosa” para impedir una ruptura entre Grecia y el resto de Europa, pero, después de que el primer ministro de izquierda radical, Alexis Tsipras, anunciara un referendo sobre el proyecto de acuerdo de Grecia con sus acreedores (la Unión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional) y que estos dijeran que no prolongaban el programa de ayuda que le brindan, llegó la angustia.

A pocos metros del lugar, Joanna Avayanos, en bikini, pasea a su pequeña hija en su cochecito. Esta química farmacéutica constata que “esto parece ir muy mal”.

Con su madre, Joanna intentó retirar dinero el sábado: “Fuimos a dos cajeros automáticos y decían que había un problema. En el supermercado no pudimos utilizar la tarjeta de crédito. No sé qué ocurre”.

Expectativa

El FMI vigilará atentamente la evolución de la situación en Grecia y “en los países vecinos” y sigue “dispuesto a dar su asistencia” en caso de necesidad, declaró ayer su directora general, Christine Lagarde.

Lagarde agregó que estaba “decepcionada” por el fracaso de las conversaciones entre Atenas y sus acreedores y afirmó que seguía creyendo que “un enfoque equilibrado” era el mejor camino para restaurar la estabilidad en Grecia, con “reformas estructurales y fiscales apropiadas”.

El Banco Central Europeo (BCE) anunció también el domingo que va a mantener en su nivel actual los préstamos de urgencia acordados para los bancos griegos, dejando así la puerta abierta a una solución que evite un derrumbe de la economía griega y su salida del euro.

Mientras tanto, el presidente francés François Hollande, se reunirá con ministros de áreas clave de su gobierno hoy lunes por la mañana, en un encuentro de urgencia para abordar la crisis en Grecia, indicó el Elíseo en un comunicado.

El domingo por la mañana, el primer ministro francés, Manuel Valls, aseguró que había un “riesgo real de salida” de Grecia de la zona euro en caso de que el referéndum en el que los griegos deben pronunciarse sobre las propuestas de los acreedores se salde con una negativa. El jefe del ejecutivo francés llamó a Atenas a “volver a la mesa de negociaciones”.

Los ministros de Finanzas de la zona euro rechazaron prolongar en una semana el programa de ayuda en curso, que expira el martes 30 de junio. El gobierno griego quiere organizar para el 5 de julio un referendo sobre la propuesta de sus acreedores (BCE, FMI y Comisión Europea), que impone reformas y cortes presupuestarios a cambio de un rescate.

“Ahora, el milagro para mí sería que la gente vote que sí”, suspira Anna Apostolopoulos.

Que se vote o no en referendo el domingo 5 de julio da igual para muchos, que piensan que “de todas maneras, las dos respuestas son malas, abandonar el euro o seguir así (con la austeridad)”, resume Antonios Kouzis, de 72 años, cuya jubilación cayó de 1,400 euros a 1,000 euros mensuales. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus