•   México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

México padece desde hace un lustro una virulenta mutación del hongo de la roya, que ha afectado cerca del 50 % de la producción de café y que es combatida con la renovación de cafetales con millones de plantas resistentes a la plaga, explicaron hoy fuentes oficiales.

"Entre el 40 y el 50 % de la producción se ha visto afectada, comparado con lo que producíamos antaño, sobre todo en los estados de Chiapas, Veracruz, Puebla y Oaxaca (centro y sur del país)", detalló hoy el titular de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), Enrique Martínez.

En la apertura de la Convención Internacional del Café, que se celebra hasta el domingo en la Ciudad de México, Martínez destacó el "fuerte impacto" de la roya en las zonas más pobres del país, y explicó que se está haciendo frente al "deterioro económico" con productos agroquímicos y la introducción de plantas resistentes.

Proyección

Se trata de aproximadamente 38 millones de cafetos tolerantes a la roya, lo que ya ha permitido la renovación de 75.000 hectáreas de cultivos de una meta de 250.000 hectáreas previstas para 2018.

Junto a ello, unos 400 técnicos se encargan de supervisar los cafetales equipados con material específico para analizar y enfrentar sus retos fitosanitarios, añadió.

México es el noveno productor mundial de café y exporta a 45 países el 62 % del total cosechado, el equivalente a unos 900 millones de dólares al año.

Esta "agresiva" plaga se debe al cambio climático que causa variabilidad de temperaturas, así como a que el 60 % de lo cafetales son viejos, lo que los convierte en "presas fáciles" de la roya, explicó el presidente del Comité Nacional Sistema Producto Café, Cruz José Arguello.

Dijo que la renovación de plantas impulsada por el Gobierno "trae esperanza" a los cafeteros, aunque denunció también que aunque el sector "va por el buen camino, faltan recursos".

Financiamiento

Por ello, indicó que el sector está buscando financiación en distintos organismos como el Banco Mundial o Nacional Financiera (Nafin).

Sin embargo, hasta la recuperación de la cosecha, que estimó en unos 4 o 5 años, los productores padecen una "crisis económica real".

La industria del café genera unos tres millones de empleos en el país y se calcula que hay unos 500.000 productores, un 70 % de ellos son indígenas -como los zapotecas, los totonacos o los nahuas- que trabajan cultivos pequeños.

Se trata de comunidades desfavorecidas donde cada grano cuenta: "Ellos solo viven del café, no tienen otros productos alternativos", apuntó Eymar Velázquez, miembro de una cooperativa productora de café en el sureño estado de Chiapas.

En su asociación, que reúne 3.000 familias productoras, la roya afectó en los últimos años el 65 % de la producción.

De este modo, si un productor cosechaba una media de seis sacos por hectárea, ahora obtiene un solo saco por el mismo terreno.

En su cooperativa, la mayoría tiene entre 5 y 10 hectáreas de cultivo y obtiene unos 3.000 pesos (193 dólares) por saco, lo que implica que tras el declive en la producción por la plaga, ganan entre 15.000 y 30.000 pesos (entre 966 y 1933 dólares) por cosecha de café, relató.

Desarrollo

Este y otros temas en torno a la industria del café son tratados estos días en la capital mexicana en la Convención, en la que participan 300 expositores, así como expertos y productores de 20 países.

"El café trae desarrollo y prosperidad en muchos países, pero todavía también pobreza en algunas comunidades", dijo en la inauguración del encuentro el director ejecutivo de la Organización Internacional del Café (OIC), Robeiro Oliveira Silva.

En este sentido, consideró que el sector debe lograr recursos financieros para los pequeños productores y dijo que hay una "necesidad urgente" de lograr una industria cafetera sostenible en un contexto económico negativo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus