•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ante un Alexis Tsipras victorioso, Francia y Alemania coincidieron ayer  lunes, en las mismas palabras para exigirle propuestas, dejándole un pequeño margen para negociar el salvamento de Grecia en estado de urgencia financiera.

El país sobrevive económicamente a pesar de la reticencia del Banco Central Europeo (BCE), que si bien mantuvo el lunes su nivel actual de préstamos de urgencia a los bancos griegos, endureció sus condiciones.

Alemania había rechazado más temprano las demandas de Atenas de negociar otro paquete de ayuda financiera para evitar su salida de la eurozona tras el masivo "No" de los griegos a la austeridad (61%).

"Esperamos ahora propuestas totalmente precisas del primer ministro griego (...) Es urgente tener esas propuestas para que podamos encontrar una salida a la situación" actual, recalcó la canciller alemana Angela Merkel desde París donde se reunió con el presidente François Hollande.

Este afirmó junto a Merkel en el Elíseo que "la puerta está abierta", pero reclamaron a Tsipras "propuestas serias" para salir de la crisis. "La puerta está abierta a las discusiones (...) Corresponde al Gobierno (griego) hacer propuestas serias", dijo Hollande.

Euclides Tsakalotos, actual coordinador del equipo negociador griego, fue nombrado ministro de Finanzas en sustitución de Yanis Varoufakis, que el lunes dimitió para facilitar las negociaciones con los acreedores internacionales.

Para Berlín, "no se trata de personas, sino de posiciones", dijo más temprano Steffen Seibert, portavoz de Merkel.

Una fuente gubernamental griega dijo que el primer ministro Alexis Tsipras, y la canciller alemana habían "acordado" en una conversación telefónica este lunes que Atenas presentará sus propuestas en la cumbre de mandatarios que ha sido convocada de urgencia para este martes en Bruselas.

"Dispuestos a ayudar"
La dureza de las declaraciones de Berlín contrastan con el tono conciliador de Francia, Italia y España.

El jefe del gobierno italiano Matteo Renzi dijo en su cuenta de Facebook que Europa "necesita hablar no solo de austeridad y equilibrio presupuestario sino de crecimiento, infraestructuras", mientras España está abierta a nuevas negociaciones sobre un nuevo plan de ayuda a Grecia.

Aunque el pasado martes Grecia no logró reembolsar un préstamo de 1,500 millones al FMI, apartándole de nueva asistencia financiera, la directora gerente del Fondo, Christine Lagarde, aseguró que la institución "monitorea la situación" y está "dispuesta a ayudar a Grecia si se lo pide".

Mientras los líderes de la eurozona analizan las consecuencias del voto griego, Tsipras también habló con el presidente ruso, Vladimir Putin por teléfono.

Tras las multitudinarias celebraciones por la victoria del "No" en las calles de Atenas en la noche del domingo, los griegos saben que su salida del euro, el temible Grexit de consecuencias imprevisibles tanto para Europa como para Grecia, no está excluida.

El riesgo más inminente es que los bancos se queden sin dinero y se prolongue el corralito decretado hace una semana, que permite solo sacar 60 euros por día y por persona. Las autoridades griegas prolongaron el cierre de los bancos hasta el miércoles, según la agencia de prensa ANA.

"Tenemos muchos problemas, y ni el 'sí' ni el 'no' nos representan. Estamos preocupados por nuestras vidas, y queremos seguir en Europa", explica a la AFP Antonis, de 60 años.

Todas las miradas se centran en el Banco Central Europeo (BCE), considerado como la única institución capaz de calmar a los mercados y de impedir el derrumbe de la economía griega. Los gobernadores del banco iban a reunirse en la tarde de este lunes para decidir si mantienen abierto el grifo del dinero a Grecia.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus