•   Totogalpa, Madriz  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La sequía que ha reaparecido después de los días lluviosos de la primera semana de junio, y que pudiera prolongarse con la canícula, mantiene en incertidumbre a las comarcas rurales de los municipios secos de Madriz y Nueva Segovia, donde el cultivo de granos básicos es destinado mayoritariamente al autoconsumo.

Unas efímeras lloviznas del pasado domingo reavivaron las esperanzas de los pequeños productores de esas zonas que observan los sembradíos de maíz verdes, pero pequeños. “De alto, una cuarta de mano”, dijo Juan Diego Gómez Landero, de la comarca Enoc Ortez, de Totogalpa. “Si cae lluvia se recupera, como aquella que se ve en ese cerro”, indicó, mostrando las cortinas de agua que cubrían las alturas del este del valle de Sabana Grande.

Félix Pedro Paz Arteaga, también vecino de la misma comarca, dijo que la situación económica está dura en la zona. “Sembré una manzana de maíz y unas libras de frijoles, porque no tenía. La plantas están descriadas, pero tenemos la fe en Dios, porque Él hace todas las cosas, y nos va a mandar la agüita”, expresó.

PLAGAS ATACAN
En otro extremo del municipio está Cayantú, otra comarca flagelada por la sequía. Carlos Muñoz Inestroza dijo que sembró dos manzanas de maíz y sorgo. “En los bordos (lomas) ya se perdió, mientras que en las partes más planas está más o menos, aunque está siendo atacada por las plagas (el gusano cogollero)”, señaló. No se atrevió a dar un resultado, “porque todo dependerá de las lluvias”, anotó.

Donde el optimismo es mayor es en las alturas de la comarca El Cuje, donde han prevalecido las lluvias, aunque leves, según Medardo Carazo, quien sembró una manzana de maíz.

EMIGRAR PARA SEMBRAR DONDE LLUEVE
En el caso de Nueva Segovia, los municipios de Santa María y Macuelizo son los que han estado bajo una severa sequía.  

Eduardo Cáceres, productor de Santa María, al occidente de Nueva Segovia, dijo que ante la gravedad del fenómeno climático optó por trasladarse al municipio de Jalapa, al oriente del departamento, donde alquila tierras de Teotecacinte para garantizarse los granos básicos.

“Aquí (en Jalapa) no fallan las lluvias. Allá en Santa María sigue seco. Solamente dejé preparada la tierra para la siembra, pero a esta fecha (de julio) ya nada se puede hacer allí”, concluyó.

AUTORIDADES CUANTIFICAN PÉRDIDAS
En tanto en el vecino municipio de Macuelizo, los campesinos ya perdieron las esperanzas de ver levantadas las milpas, porque las lluvias han estado ausentes desde la primera quincena de junio que cayeron unos torrenciales aguaceros y que motivó la siembra de maíz y de frijol. “Las pérdidas son inminentes”, estimó un funcionario de la municipalidad.

Por su parte, un concejal de este municipio reveló que las autoridades ya están por levantar un censo de pérdidas para elaborar un plan de asistencia alimentaria con el apoyo del Gobierno central. Estimó en 1,300 la cantidad de familias mayormente vulnerables en la disposición de alimentos. Dijo que sería una réplica de la situación de 2014, cuando esa misma suma de familias fue afectada por la sequía de ese período.

En Mozonte, según la alcaldesa Consuelo Rivera, están en la misma tarea de realizar una cuantificación de las pérdidas de los cultivos, para hacer una alianza con el Gobierno central en la asistencia alimentaria. “Nos reportan que ha llovido en El Zapote y El Cuyal, pero en otras zonas no, por lo que sí vamos a tener pérdidas”, subrayó.

BUSCAN EMPLEO PARA SOBREVIVIR
Carlos Muñoz Inestroza como Medardo Carazo habían caminado a pie varias horas del domingo, desde sus comarcas de origen hasta la Carretera Panamericana, lugar donde de vez en cuando se aparecen propietarios de fincas de café de Nueva Segovia para contratar mano de obra.

“He andado buscando la chamba (empleo), pero me dicen que ya tienen completo los trabajadores”, lamentó. Dijo que buscaba trabajo para tener con qué comprar los alimentos de su familia de 9 miembros.

Otro temor que atenaza es la escasez de agua, sin lluvias los acuíferos no cargan, y peor con dos sequías consecutivas. “Ahorita tenemos un pozo artesiano que solo da como tres bidones (60 litros) y después se baja”, expuso Juan Diego Gómez Landero.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus