•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La agencia calificadora de riesgos Moody’s mejoró la calificación crediticia de Nicaragua que antes estaba en B3 y ahora ha subido a B2 con perspectiva estable, lo que para algunos expertos es un reconocimiento al buen manejo de la macroeconomía del país en los últimos años.

Según Moody’s el aumento de la calificación se debe a los cambios graduales, continuos y positivos en la economía nicaragüense, ya que ahora existe una mayor capacidad para manejar el impacto en la balanza de pagos y las cuentas fiscales, incluso en un escenario extremo en el que los préstamos bajo el acuerdo de Petrocaribe no estuvieran disponibles.

José Adán Aguerrí, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), señaló que el hecho de mejorar la calificación coloca a Nicaragua en una mejor posición frente a los inversionistas. “Si mejoras tienes acceso a mayores recursos y más baratos, pero este es un proceso gradual, este es un primer paso”, dijo el dirigente empresarial.

Si la posición fiscal del Gobierno se deteriora y si este es capaz de absorber el impacto de una posible pérdida del apoyo de Venezuela, Moody’s podría rebajar la calificación.

Moody’s también señala que, en relación con sus pares, las calificaciones crediticias de Nicaragua están ahora mejor posicionadas a la mitad del rango crediticio B1-B3”.

Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo, Económico y Social (Funides), calificó la noticia como “positiva”, porque mejora la imagen del país a nivel internacional. “Eso hace más atractivo al país para poder colocar deuda y para poder conseguir compradores de deuda pública nicaragüense”, explicó Chamorro.

Tanto Aguerrí como Chamorro coinciden al afirmar que  esta mejoría en la calificación proyecta al país de una forma distinta hacia los inversionistas.

En la acción de calificación la agencia también cambió el techo de bonos en moneda extranjera de B2 a B1, el techo de los depósitos en moneda extranjera de Caa1 a B3, el techo de los bonos en moneda local de B2 a Ba3 y el techo de los depósitos en moneda local de B2 a Ba3. Los techos de corto plazo para bonos y depósitos en moneda extranjera y local se mantienen en ‘Not-Prime (NP)’, que es la zona de riesgo sustancial y extremadamente especulativo.

Perspectiva estable
La agencia Moody’s explica que la perspectiva estable representa su expectativa del balance entre riesgos positivos y negativos.

“La calificación B2 contempla, por un lado, crecimiento económico fuerte, una estrecha relación con el Fondo Monetario Internacional, bajos déficits fiscales y razones de deuda estables”, detalla la agencia.

También explica que el país posee una menor, pero todavía presente  susceptibilidad a eventos de riesgo externos derivada del fuerte vínculo con Venezuela.

El déficit de la cuenta corriente de Nicaragua ha promediado 10% del PIB en los últimos cinco años debido en gran medida a las importaciones petroleras, de las cuales el 90% provienen de Venezuela. El PIB de Nicaragua en 2014 ascendió a US$11,830 millones, según cifras del Banco Central de Nicaragua, BCN.

Otro factor que a juicio de la agencia calificadora de riesgo viene ayudando a la economía nicaragüense es que este país ha diversificado su matriz energética, reduciendo su dependencia de las importaciones de petróleo. En el año 2000, la energía térmica representaba el 81% de la matriz energética del país; al 2014 ese porcentaje había caído a 45% y las autoridades esperan que este se reduzca a 20% en 2018.

Juan Carlos Argüello, presidente de la Asociación de Bancos Privados de Nicaragua (Asobanp), señaló que este es el inicio de una cadena de factores que evidencian la buena condición de la economía del país.

“Los inversionistas cuando quieren invertir, valoran el riesgo país, revisan las calificaciones y este apenas es un primer paso, esperamos que estas calificaciones sigan mejorando”, explicó Argüello.

El presidente de Asobanp señaló que para el sistema financiero esta es una excelente noticia porque podrán conseguir financiamiento externo en mejores condiciones, en cuanto a tasas, plazo y disponibilidad de fondos.


En tanto, el presidente del Cosep afirma que a largo plazo el país buscará cómo emitir bonos en el mercado internacional. “Eso se puede hacer cuando se va mejorando la calificación crediticia”, manifestó Aguerrí.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus