•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La junta de incentivos turísticos, integrada por diversas instituciones públicas y privadas, ha aprobado desde el 2007 a la fecha US$649 millones en exoneraciones e incentivos a la inversión turística.

Nicaragua cuenta con las leyes de incentivos fiscales turísticos más bondadosas de la región centroamericana, aseguran representantes privados de este sector empresarial.

“Si a eso le sumamos la meta de este año que son US$140 millones en exoneraciones e inventivos a la inversión turística, estamos hablando que al finalizar 2015 se habrían totalizado 789 millones de dólares en ocho años”, expresó Leonardo Torres, presidente de la Cámara Nicaragüense de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa Turística (Cantur).

La Ley 306, Ley de Incentivos a la Industria Turística y la Ley 822, Ley de Concertación Tributaria, son las que toman en cuenta los inversionistas a la hora de solicitar incentivos o exoneraciones fiscales para desarrollar proyectos turísticos.

Las exoneraciones a la inversión turística son impuestos que debieron pagarse al Estado, pero que se dispensan para atraer inversión.

“Estas leyes son de las más bondadosas de la región, prácticamente establecen exoneraciones durante diez años del Impuesto de Bienes Inmueble (IBI), que se paga a las municipalidades por las propiedades y al Impuesto sobre la Renta (IR), que pagan las empresas por sus utilidades generadas en el periodo fiscal”, señaló Torres.

Los proyectos turísticos también están exonerados por estas leyes del Impuesto General al Valor (IVA), de todas las compras que se hagan desde el inicio, conclusión y entrada en operación de un negocio turístico, así como exoneración al Impuesto Selectivo de Consumo (ISC), para que los inversionistas importen equipos necesarios en la industria, desde yates, hasta equipos de refrigeración, maquinarias de cocina, camas, equipamiento de iluminación solar, etc.

LO QUE FALTA
Por su parte, el expresidente de la Asociación Nicaragüense de Turismo Receptivo (Antur), Alfredo Gutiérrez, recordó los esfuerzos del sector privado para desarrollar leyes de incentivos turísticos que datan desde hace unos 12 ó 14 años, y que desde sus inicios el objetivo fue provocar mayor interés de parte de inversionistas para aumentar la cantidad de infraestructura turística del país.

“Pero todavía hace falta consolidar y articular lo que corresponde de manera correcta e integral, con la promoción correcta de Nicaragua como destino turístico. Debería ser una prioridad del Estado, el tema de potencializar correctamente la promoción turística”, indicó Gutiérrez.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus