•   Bruselas, Bélgica  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La eurozona buscaba ayer martes una solución para que Grecia, sin dinero en sus arcas, pueda hacer frente a sus vencimientos de deuda de corto plazo, pero todas son "difíciles" y algunas ya son objeto de reticencias por algunos miembros de la Unión Europea (UE).

El acuerdo alcanzado el lunes, luego de 17 horas de intensas negociaciones entre los mandatarios de la Eurozona allana el camino para un tercer rescate financiero a Grecia, pero hasta que este sea aprobado, Atenas necesita dinero de inmediato.

Grecia está en default con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por unos 2,000 millones de euros y el próximo lunes debe saldar con el Banco Central Europeo (BCE) un vencimiento de 4,200 millones de euros. En total, hasta mediados de agosto necesita unos 12,000 millones de euros.

La eurozona busca, a contrarreloj, una solución que permita mantener a flote a Grecia durante unas cuatro a seis semanas más, el tiempo que necesitan para negociar y aprobar el tercer rescate.

Todas las opciones que se analizan para el financiamiento puente, una quincena en total, son "difíciles de implementar desde el plano legal como político", afirmó este martes el vicepresidente de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, luego de una reunión de ministros de Finanzas de la UE.

"La principal cuestión son las alternativas para buscar financiación a corto plazo (...) no son alternativas simples, todas tienen sus complejidades, existen restricciones desde el punto de vista legal, político", confirmó por su parte el ministro de Finanzas español, Luis De Guindos.

"Debemos hallar una solución esta semana para evitar una situación dramática el lunes", advirtió el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schauble.

Una fuente comunitaria explicó que se consideraban varias opciones, pero que "obviamente el mecanismo de estabilidad financiera comunitario (un fondo de asistencia creado en 2010 para los 28 miembros de la UE) y los beneficios de los bonos griegos en poder del Banco Central Europeo son los más factibles".

El mecanismo de estabilidad "tiene disponible unos 13,000 millones", añadió, pero para poder disponer de esos fondos, Grecia deberá aprobar esta semana las reformas que sus socios le exigieron (reforma del IVA y de las pensiones), una exigencia también para avanzar con la negociación de un tercer rescate.

Que eurozona pague sus facturas 

Pero para recurrir al mecanismo de estabilidad se necesitaría el voto de una mayoría calificada de los 28 miembros de la UE, algo que parece complicado dado que al menos tres países emitieron reservas.

"Confirmo que varios Estados, no miembros de la zona euro, dieron a conocer sus preocupaciones. Debemos tomarlas en cuenta", subrayó Domborvskis.

Al llegar a la reunión, el ministro británico George Osborne, se opuso a que los europeos recurran a este fondo.

"La zona euro debe pagar sus propias facturas", dijo.

"Gran Bretaña no está en el euro, la idea de que los contribuyentes británicos participen en este acuerdo griego está destinada a fracasar", advirtió Osborne.

Además de Gran Bretaña, "Suecia y Dinamarca plantearon reservas", precisó Guindos.

Schauble dio a entender que también Alemania no consideraba compatible esta opción que "no es muy constructiva".

"Analizamos todos los instrumentos y los fondos que podremos utilizar, pero a primera vista todos tienen puntos en contra, imposibilidades u objeciones jurídicas", afirmó por su parte el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem.

El miércoles, los ministros de Finanzas de la zona euro tendrán una conferencia telefónica, una vez que los equipos técnicos hallan esbozado las opciones posibles.

Guindos señaló también que antes de pagar al BCE el lunes, Grecia deberá saldar los impagos al FMI, que "tiene el estatus de acreedor preferente".

Entre las otras opciones figura la posibilidad de extender la madurez de los vencimientos de Grecia con el FMI y con el BCE "por algunas semanas", adelantó el ministro finlandés, Alexander Stubb.

Otra de las opciones, defendida esta vez por Alemania, es la que propuso Schauble el lunes de que Atenas emita pagarés bautizados como IOU, acrónimo en inglés de "I owe you" (te debo).

Esto permitiría al gobierno griego pagar sueldos y pensiones y utilizar los euros para pagar deuda externa, según Berlín.

Pero esta opción es controvertida ya que se la considera como un primer paso para una salida de Grecia del euro.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus