•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Cámara Nicaragüense de Plantas Exportadoras de Carne Bovina (Canicarne) pidió ayer al Gobierno que cree una comisión de alto nivel que estudie la problemática del contrabando de ganado y la subvaluación del precio de las exportaciones de ganado en pie, lo que según esa cámara está ocasionando desabastecimiento de reses para los mataderos industriales del país.

Raúl Barrios, presidente de Canicarne, dijo que los tiene preocupados “de manera alarmante” que hubo un crecimiento histórico de la extracción de ganado hasta el período bianual 2011-2012, en el cual se extrajeron un millón 95,777 cabezas de ganado para el sacrificio industrial, municipal y exportaciones de ganado en pie; pero la extracción cayó en el período 2013-2014 a 899,591 animales.

Según los industriales, si la extracción hubiera continuado con su crecimiento histórico, en el período 2013-2014 se hubieran extraído un millón 190,014 reses.

“La pregunta que nosotros nos hemos venido haciendo es qué se hicieron los novillos (faltantes)”, dijo Barrios.

Lea además: Canicarne solicita al Gobierno una comisión que escuche sus problemáticas

El déficit de ganado en ese período supera las 290,000 cabezas de ganado, las que, suponen los industriales, han salido del país por contrabando, porque no están registradas en las estadísticas de la matanza industrial, matanza municipal, ni en las exportaciones de ganado en pie del Centro de Trámites de las Exportaciones (Cetrex).

A nivel de 2008

Por su parte José Daniel Núñez, vicepresidente de Canicarne, afirmó que la extracción de ganado ha caído en la actualidad al nivel de 2008.

Asimismo, Núñez dijo que “esos 290,000 animales que no están en los potreros y que se fueron de contrabando, significan US$300 millones en exportaciones”.

La escasez de ganado, según Canicarne, ha repercutido fuertemente en la industria de la carne, ya que las plantas han reducido la matanza hasta en más de un 50% de su capacidad instalada. 

De acuerdo con Onel Pérez, director ejecutivo de Canicarne, las plantas industriales de la carne en su totalidad tienen capacidad para sacrificar alrededor de 3,600 reses diario, pero actualmente están sacrificando menos de 1,800 animales. “Están trabajando a media capacidad”, aseguró Pérez.

Barrios, presidente de Canicarne, dijo que algunos mataderos están trabajando solo tres días por semana, lo que a la vez tiene consecuencias directas en el empleo.

Los representantes de Canicarne hicieron un llamado al Gobierno para que escuche sus planteamientos y buscar una solución a esa problemática, que según ellos, “está poniendo en riesgo al principal producto de exportación del país: la carne”, la cual generó más de US$456 millones, según el Cetrex.

“Lo que esperamos es que se cumpla el comunicado que se firmó en el Cosep, que firmaron Faganic, Upanic, Canicarne, el Cosep y Cadin, que es un llamado a que el Gobierno nombre una comisión para que se investigue y se busque una solución para la ilegalidad que nosotros estamos viendo”, subrayó Núñez.

Hace un mes, esas organizaciones firmaron un acuerdo de cinco puntos en el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), en el que se solicitó al Gobierno que nombrara “con urgencia una contraparte para que de manera conjunta” se puedan encontrar soluciones a los problemas expuestos.

El comunicado hace un llamado a las autoridades nacionales a investigar las denuncias reiteradas de contrabando de ganado a través de puntos ciegos en las fronteras y la subvaluación en la venta de ganado exportado en pie. Pero, los industriales de la carne manifestaron ayer que las autoridades nacionales todavía no se habían pronunciado.

“Nosotros creemos que las autoridades nacionales de una forma u otra están preocupadas por este tema, pero sí debería haber más énfasis en acelerar el proceso de corregir la situación”, subrayó Raúl Barrios.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus