Franklin Cordero
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En la historia de la humanidad han existido tres grandes revoluciones tecnológicas: la Revolución en la Agricultura, la Revolución Industrial y la actual Revolución de la Información. Con esta nueva y reciente revolución, el mundo se ha convertido en una gigantesca red donde el acceso instantáneo a información libre y disponible para todos, redefine el futuro a un ritmo acelerado.

Esta incesante innovación tecnológica ha generado un estado permanente de cambio. Como resultado, el futuro se está convirtiendo en algo imposible de predecir, o anticipar.

Este cambio constante está generando una tensión entre las compañías y sus clientes, porque muchas organizaciones fueron creadas y continúan estructuradas y organizadas para atender los retos y oportunidades de un mercado predecible, en donde la estructura estaba pensada para modelos de trabajo rutinarios y estáticos. El sistema jerárquico de “Comando y Control” servía muy bien para estos propósitos. Pero ya no más. Las empresas tienen la imperiosa necesidad de reinventarse, y rápido.

Para poder sobrevivir en este mercado tan dinámico y competitivo, es imperativo redefinir los procesos, la tecnología y la cultura organizacional. Una cultura de propósito, con visión clara de transformación no solo para el beneficio propio, sino también para sus socios, clientes (internos y externos) proveedores y comunidades. Una compañía que priorice el empoderamiento sobre el control, un empoderamiento a todos los niveles. Una empresa que acepte el hecho que los planes son susceptibles a modificarse, con lo cual se requieren métodos ágiles que fomenten la experimentación y el aprendizaje rápido. Que las jerarquías den paso a las redes, incrementando la capacidad de auto-organizarse y colaborar de una forma colectiva para estimular la innovación, y la aceleración de las toma de decisiones, sin necesidad de la intervención o supervisión directa del jefe. Con estructuras adaptivas, diseñadas para el cambio y el aprendizaje continuo. Estos son los principios fundamentales de las empresas ágiles del Siglo 21.

Frente a estos desafíos es que la tecnología y la conectividad pueden ayudar a las compañías en esta gran transformación.

Las tecnologías de colaboración juegan un rol sumamente importante en esta revolución. Herramientas colaborativas puestas a disposición de los usuarios para que puedan conectarse y colaborar de manera eficiente, independiente del lugar, dispositivo, plataforma de sistema operativo o método de acceso. Herramientas que sean simples de usar, de gran calidad, y que no pongan en riesgo a las áreas de TI en términos de seguridad, escalabilidad y alta disponibilidad. Una plataforma colaborativa que tome en consideración los tres elementos fundamentales para la entrega de una experiencia irrestricta: El software, el hardware y la red. Este es el verdadero principio de una arquitectura holística. 

En resumen, una plataforma de colaboración de grado empresarial que armonice conectividad y tecnologías de colaboración puestas a disposición del negocio como creadores de valor y de impacto directo en los resultados del negocio.

PBS cuenta con profesionales certificados y con la experiencia que trabajando de cerca con sus colaboradores, pueden ayudar a su empresa a enfrentar los desafíos de esta Revolución de la Información.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus