Jonathon Shwabsky
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuando interactuamos con alguien cuyo estilo de liderazgo es similar al nuestro, la comunicación es relativamente fácil. Sin embargo, cuando trabajamos con personas cuyo estilo de liderazgo es diferente al nuestro, la comunicación y cooperación pueden ser un desafío. Dale Carnegie dijo que el elemento más importante de trabajar con diferentes estilos de liderazgo es la flexibilidad, nuestra voluntad y capacidad de ver las cosas desde el punto de vista de la otra persona. Así que, ¿cómo podemos determinar nuestro propio estilo de liderazgo? Y, lo que es más importante, ¿cómo podemos trabajar de forma eficaz con otras personas que tienen un estilo diferente?

No hay un solo estilo de liderazgo que sea superior a los demás. Los líderes eficaces deben encontrar maneras de trabajar con todo tipo de estilos, hacer énfasis en los rasgos positivos de los demás y, al mismo tiempo, minimizar los retos relacionados con los diferentes estilos.

Los cuatro estilos principales de liderazgo son:

Visionario: Las personas con estilo de liderazgo visionario se sienten cómodas con el pensamiento creativo, lluvia de ideas y preguntas abiertas. Son intuitivos en la toma de decisiones y prefieren basar sus planes de acción en las personas, ideas creativas y opiniones en lugar de hechos y análisis. Disfrutan los ambientes con un ritmo acelerado, discusiones emocionales y personas activas. No responden bien a los detalles, estadísticas y minucias.

Realizador: Las personas con estilo de liderazgo realizador se basan en los resultados y se sienten cómodas con un método directo y lógico en la toma de decisiones y relaciones interpersonales. Ven las situaciones como retos a resolver y quieren que las cosas se hagan de manera rápida y directa. Se exigen demasiado y tienen altas expectativas de los demás. No responden bien a las especulaciones, desperdicio de tiempo o algo “demasiado personal”.

Facilitador: Las personas con estilo de liderazgo facilitador valoran las relaciones, dedicación y lealtad. Se sienten motivadas por un ambiente laboral de cooperación y apoyo que valora el trabajo en equipo. El ánimo y apoyo contribuyen a su crecimiento y prefieren un estilo que se enfoque en la persona en lugar de un método directo y estrictamente basado en los hechos. No responden bien cuando los apuran o amenazan.

Analizador: Las personas con estilo de liderazgo analizador valoran un método sistemático y formal a la resolución de problemas y toma de decisiones. Se sienten más cómodas con los hechos y cifras en lugar de opiniones y emociones y son susceptibles a ser reservados y formales en lugar de cálidos y expresivos. No responden bien a la agresividad y negligencia.

En lugar de imponer un estilo de liderazgo en los demás, tenemos que pensar antes de nuestras acciones sobre cómo acercarnos a los demás de manera tal que les ayude a sentirse cómodos.

Algunos lineamientos clave incluyen los siguientes:

Enfóquese en los resultados.- Al enfocarse en los resultados en lugar de las personalidades nos libera para apreciar las diferencias en los demás y las fortalezas que poseen como miembros del equipo.

Ajuste sus expectativas.- Algunas personas hacen las cosas de manera distinta a como las hacemos nosotros y nuestra forma de hacerlas no es automáticamente mejor. Debemos despejarnos de cualquier motivo egoísta y ajustar nuestras expectativas sobre la otra persona según corresponda.

Ir más allá.- No podemos simplemente quedarnos sentados y esperar que las otras personas cambien su estilo. Es muy probable que nunca lo cambien. Para ayudar a cerrar la brecha entre los estilos de liderazgo, debemos estar dispuestos a ir más allá que la otra persona.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus