•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Maribel Espinoza y Norma Martínez tienen un objetivo en común: vender algunos de sus productos al mercado externo.

Espinoza, en representación de la cooperativa agroindustrial Chinantlan (que significa Chinandega en náhuatl) y Martínez, gerente propietaria de panadería Schick, participaron en una capacitación sobre elaboración de planes de inversión, enfocada en la innovación de productos dirigidos al mercado de Estados Unidos, organizada por el Centro de Exportaciones e Inversiones de Nicaragua (CEI).

“Uno siempre se propone metas en la vida y una de nuestras metas es poder vender nuestros productos en el mercado internacional, principalmente a los Estados Unidos”, expresó Martínez.

Martínez cree que uno de los productos que fabrica la empresa se puede exportar a Estados Unidos como un producto nostálgico: el polvorón.

“Estamos capacitándonos en la elaboración de nuestro plan de inversión, para saber cuánto nos costará exportar los productos que tengan potencial exportador a los mercados próximos”, mencionó por su parte la representante de la cooperativa agroindustrial Chinantlan.

Uno de los productos que considera tiene potencial exportador es el vino de flor de jamaica. Aunque su producción incluye también té de flor de jamaica, néctares de frutas, vino de cocina, entre otros, se han dado cuenta que el vino de flor de jamaica es el que tiene mayor potencial exportador.

“Nosotras tenemos un plan de inversión para cada producto, pero todavía no tenemos un plan de inversión para exportación”, refirió Maribel Espinoza.

Esa cooperativa produce unos 10,000 litros de vino de flor de jamaica al año, coyolitos y mango.

En total estuvieron nueve pequeñas y medianas empresas del sector agroindustrial, de la rama de alimentos, recibiendo la capacitación sobre elaboración de planes de inversión, que se enmarca en el proyecto de Internacionalización de Pymes, que llevan a cabo el CEI, con apoyo de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Según Patricia Ulloa, gerente general del CEI, en el proyecto también están participando pymes que fabrican chía molida, frijoles molidos, tostones congelados, cocos, en fin, productos que pueden ser bien acogidos en los Estados Unidos por ser productos nostálgicos.

Anteriormente esas pymes realizaron una visita a Nueva York para conocer detalles, distintas reglas y políticas de ese país para poder exportar.

Necesidades

Según Ulloa, las pymes requieren herramientas que les sirvan para cuantificar las inversiones requeridas para exportar al mercado estadounidense; adquirir las certificaciones necesarias para exportar, maquinaria para el proceso de transformación industrial, infraestructura, entre otras necesidades.

Ulloa ejemplificó que, a partir del viaje a Estados Unidos, panadería Schick ideó una nueva propuesta de empaque de sus galletas en cajas de cartón para tener una mejor presentación.

Las pymes tienen varios retos por delante.

“Lo que más nos está afectando ahorita es el problema del alto precio de la energía y el precio demasiado alto de las materias primas”, afirmó Martínez, la gerente propietaria de panadería Schick.

Para Maribel Espinoza, hay mucho potencial para desarrollar la agroindustria, pero también hay muchas limitantes.

“Tenemos toda la materia prima, toda la disponibilidad de trabajar, todo el deseo y la pasión. Pero nos hacen falta en Nicaragua muchas cosas, como equipos y tecnología. Todo el acero inoxidable es importado, no tenemos fábricas de equipos, por ejemplo el filtro de nuestra máquina fue traído de Alemania”, contó la representante de la cooperativa Chinantlan.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus