Melvin Escobar
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Algunas prácticas agresivas que utilizan los empresarios para captar clientes  aún no se encuentran reguladas o prohibidas, esto se debe a que existe una corriente de pensamiento que respalda esas prácticas y otra que las rechazan. Por ejemplo, una técnica conocida es la de atraer al cliente por medio de información subliminal, es decir, a través de mensajes que se aprovechan del subconsciente humano.

¿Qué es la información subliminal?

Según la Real Academia Española, la palabra subliminal indica que está por debajo del umbral de la conciencia o que se refiere a  un estímulo, que por su debilidad o brevedad no es percibido conscientemente, pero influye en la conducta.

En España, la información y publicidad subliminal se encuentra regulada, a diferencia de nuestro caso, la definición que ofrece esa legislación es la siguiente: “Será publicidad subliminal la que mediante técnicas de producción de estímulos de intensidades fronterizas  con los umbrales de los sentidos o análogas pueda actuar sobre el público destinatario sin ser conscientemente percibida”.

De hecho, en la actualidad nos encontramos rodeados de mensajes que nos causan impulsos y afectan nuestra conducta del momento y hasta nuestros hábitos, por esa razón es que en algunos países se le ha tratado de poner freno, pues algunos piensan que se trata de una práctica abusiva por parte del empresario, quien se ha rodeado de publicistas y psicólogos para poder persuadir al consumidor.

Caso paradigmático
En 1957, el estadounidense James Vicary, quien era analista de mercado,  desarrolló un experimento cuyo objetivo era comprobar la eficacia de la información subliminal,  proyectó en un cine durante un instante brevísimo publicidad sobre gaseosas y palomitas de maíz, ese día, las ventas de gaseosas incrementaron en un 20%, y en el caso de las palomitas las ventas aumentaron hasta en un 60%.

El hecho de atacar el subconsciente del consumidor y valerse de conocimientos científicos sobre el ser humano es lo que muchos critican, sin embargo, existe una discusión sobre si es recomendable regular o no la práctica descrita, en España, cuando fue incluida la publicidad subliminal como un tipo de práctica ilícita levantó polémicas entre los anunciantes, agencias y medios de publicidad.

Está claro que en muchas ocasiones el empresario actúa bajo la célebre frase de Nicolás Maquiavelo, “el fin justifica los medios”.

En Nicaragua únicamente se encuentran prohibidos los mensajes subliminales cuando se trate de publicidad abusiva, es decir que denigre a las personas por su condición. De todas formas, es muy poco factible que se llegue a concretar una regulación tan precisa, presenta una serie de inconvenientes, por ejemplo, quién determinaría que se trata de información que trabaja de forma exclusiva atacando el subconsciente del consumidor.

En las condiciones actuales, nuestras instituciones no están preparadas para poder aplicar un marco legal que tipifique el mensaje subliminal como práctica prohibida, para ello se necesitaría personal especializado, peritos y expertos que se dediquen a realizar el análisis de las distintas formas publicitarias utilizadas por los empresarios.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus