Velia Agurcia Rivas
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ernesto Vilanova, presidente del Consejo Nacional de la Pequeña Empresa de El Salvador (Conapes), dijo ayer en Nicaragua que durante más de tres años han tratado de acercarse al gobierno de su país para trasladarles la problemática de la inseguridad. Sin embargo, hasta la fecha no han tenido ninguna respuesta positiva.

Es la razón por la que buscan conocer el modelo de diálogo público-privado que pone en práctica Nicaragua, para llevarlo a la práctica en El Salvador.

“Hemos querido conocer la metodología, cómo están trabajando las mipymes en Nicaragua para tratar de buscar medidas similares y decirle al gobierno: ‘en Centroamérica las mipymes están trabajando así’. Por eso decía, no podemos estar en conflicto con el Gobierno, tenemos que estar a la par de ellos y contribuir”, expresó Vilanova.

Altos costos
El chantaje y la extorsión en El Salvador afectan mucho al sector privado de ese país. De acuerdo con estimaciones de los empresarios, esos delitos representan costos de hasta US$60 millones mensuales para el sector empresarial y afectan alrededor del 80% de las mipymes.

“No hay pequeño empresario que se salve. Hasta el microempresario, como aquel que está sentado en una esquina con su canasta y llega un marero a pedirle 25 centavos para que pueda tener derecho a vender. Eso ya es extorsión”, lamentó el líder empresarial salvadoreño.

Solo en junio pasado, en El Salvador se registraron más de 400 asesinatos, cifra que lo convirtió en el mes más violento de la historia de ese país.

Cómo articularse
Leonardo Torres, presidente de la Cámara Nicaragüense para la Micro, Pequeña y Mediana Empresa Turística (Cantur) y miembro del Consejo Nicaragüense de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Conimipyme), explicó que se les está trasladando las experiencias sobre cómo articularse con el gobierno, ya que se reconoce a nivel regional el éxito del modelo de diálogo que hay entre el sector privado y el gobierno en Nicaragua.

Torres también afirmó que se está tratando de mejorar el proceso de integración regional del sector de las mipymes. La integración es uno de los requisitos para poder poner en funcionamiento los beneficios y contratos con la Unión Europea, tras la firma del Acuerdo de Asociación (AdA), refirió Torres.

Por su parte, Franklin Martínez, presidente de la Unión Nacional de la Pequeña y Mediana Empresa de Panamá (Unpyme), destacó que el modelo de Nicaragua, principalmente en relación con la seguridad, ha permitido el crecimiento del sector empresarial.

Formalizar es el reto
La tarea pendiente para Nicaragua en el sector de las mipymes es más bien la formalización de las empresas, declaró el presidente de Cantur.

Por ejemplo, se estima que existen más de 17,000 mipymes en el sector turístico, pero solo 8,700 de ellas están registradas en el Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur).

La meta a partir del 2016 es lograr que al menos 150 mipymes pasen a formar parte del régimen formal. Sin embargo, Torres criticó que muchas veces el empresario ve más obligaciones que oportunidades al registrar su negocio.

“Las empresas te preguntan ‘para qué me voy a formalizar, me quieres hacer pagar impuestos, pero qué beneficios tengo. Hemos venido trabajando en aumentar los beneficios para las mipymes”, concluyó.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus