•   La Libertad, Chontales  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

“Lo que más me alegra es que ahora ya no me voy a mojar cuando llueva. Es una bendición tener una casa propia para mi familia”, confesó emocionada doña Reyna Murillo, una de las 250 personas que ahora posee una vivienda digna gracias al proyecto habitacional que desarrolló la Alcaldía de La Libertad, el Invur y la empresa minera  B2Gold.

Murillo, madre de dos hijas y abuela de dos niñas, vivió en condiciones de hacinamiento durante casi 30 años. Sin embargo, ahora cuenta con una vivienda que mide 48 metros cuadrados en un terreno de 300 metros cuadrados, donde ya empezó a cultivar hortalizas y árboles frutales junto a su familia.

De acuerdo con datos de la Alcaldía de La Libertad y el Invur, en ese municipio hay un déficit habitacional que supera las 400 viviendas en el casco urbano. Sin embargo, el proyecto habitacional realizado de manera conjunta entre estas instituciones y B2Gold permite ir mejorando las condiciones de vida de 50 familias que ahora cuentan con nuevas viviendas en los barrios Miguel Merel, Nueva Esperanza, San José y José Román González.

“Este es un proyecto de responsabilidad compartida, pues no solo se estableció una alianza entre la alcaldía, el Invur y B2Gold, sino que también las familias beneficiadas dieron un aporte de US$300 y mano de obra no calificada, convirtiéndose también en actores de su propio desarrollo”, explicó Concepción Almanza, promotora social de la Alcaldía de La Libertad.

Por su parte, Carlos Barberena, superintendente de relaciones comunitarias de B2Gold en Chontales, explicó que el proyecto habitacional en La Libertad se une al desarrollo de otras inversiones sociales de parte de la minera en beneficio de la comunidad.

“La minería moderna es un motor de desarrollo sostenible cuando se hace con responsabilidad, como la hacemos en B2Gold. Es por eso que tenemos el profundo compromiso de seguir aportando beneficios a la comunidad”, indicó Barberena.

Se priorizó a más necesitados

En la selección de las familias beneficiadas con el proyecto habitacional en La Libertad, se priorizó a madres solteras, personas de escasos recursos, de la tercera edad y personas con capacidades diferentes.

La vivienda cuenta con corredor, sala y cocina, dos dormitorios y patio.

“Hasta ahora tengo mi propia casa, mía de verdad”, enfatizó con alegría doña Gladys Martínez, quien junto a sus hijas, esposo y dos nietas, también fue beneficiada con una vivienda en el barrio Miguel Merel.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus