•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El sector de zona franca espera conseguir un crecimiento de al menos un 5% en el 2015, según Mario Zelaya, presidente de la Federación Cámara Nicaragüense de Zonas Francas Privadas (FCNZFP).

Zelaya no esconde que ha habido un impacto en ese sector por la culminación del beneficio arancelario por parte de los Estados Unidos conocido como TPL, pero el efecto no ha sido tan fuerte como se esperaba.

¿Cuál es la situación del sector de zona franca en este momento?

El sector de zona franca en este momento está bastante estable.

Hay que recordar que la mayor parte de las empresas que exportan bienes producidos en la zona franca se dedican a la maquila textil, es decir que exportan ropas, y este año se preveían algunas dificultades, por lo que Nicaragua ya no está gozando del beneficio de los TPL (un régimen arancelario preferencial que otorgó Estados Unidos en el DR-Cafta), sin embargo, la afectación ha sido relativamente pequeña.

Las empresas exportadoras de ropa han continuado exportando, ninguna empresa ha cerrado, y el empleo, los que quizás no se han recuperado serán unos 2,500, y esperamos recuperarlos a lo largo del año.

Recordemos que había estimaciones de que se podían perder hasta 7,000 empleos, en algún momento se habló de hasta 10,000 y 13,000. Al inicio del año hubo algunos ajustes, pero se han ido adecuando, y se espera que para el segundo semestre se recupere el empleo porque es cuando las fábricas empiezan con sus pedidos de ropas de invierno, que demandan más empleos de zona franca.

Por el otro lado, los otros sectores, como arneses, tabaco, call center, otros que no son de maquila textil, han desarrollado sus actividades con mayor normalidad, y más bien en algunos casos se están expandiendo.

¿Considera que el empleo volverá a las mismas cifras que antes que terminara el beneficio del TPL?

Sí. Definitivamente que sí. Esperemos que al final del año el empleo se haya recuperado totalmente, porque las empresas textiles se están estabilizando. Han buscado nuevas marcas, han buscado nuevas alianzas comerciales, han buscado cómo abaratar los costos de su materia prima, y eso al final del año nos permitirá que al menos tengamos el mismo nivel de empleos que teníamos en el 2014 (más de 110,000 plazas).

¿Cuál es la expectativa de crecimiento del sector para el 2015?

Nosotros creemos que podemos crecer hasta en un 5%. Definitivamente, el tema de los TPL, el no contar con ellos, sí afectó. Pero aun así creemos que el sector como tal va a crecer y que al final del año podemos crecer un 5%, tomando en cuenta que hay sectores como los arneses que más bien van a aumentar sus exportaciones.

Hay empresas de maquila textil que también van a incrementar sus exportaciones. El tabaco se mantiene bien, los call center están bien, de manera que a grandes rasgos podríamos decir que podemos alcanzar ese crecimiento del 5% al final del año.

Es un crecimiento un poco menor al del año pasado porque todavía contábamos con el TPL. Las empresas se esforzaron al máximo en su producción, aprovechando que era el último año de ese beneficio. Pero aun así, las expectativas es que tengamos ese crecimiento y ya veremos en el 2016 cómo se logra estabilizar más el sector, porque nuevas industrias están viniendo para poder ampliar la cantidad de empleos y exportaciones.

¿Debe diversificarse más el sector de zona franca, ahora que no cuenta con TPL?

Nosotros creemos que el sector debe diversificarse, pero a la vez que el área de maquila textil todavía tiene espacios para fortalecerse.
Vienen algunas empresas nuevas del área textil. Esperamos que estén aquí en la segunda mitad del año. Tenemos siempre la posibilidad de que se instale por lo menos una textilera. La empresa  Pride Denim, que antes se llamaba Cone Denim, ya está normalizando sus operaciones de cara al hilo y tela para las otras industrias.

Y es muy probable que algunas industrias del área textil que están en Centroamérica se vengan a Nicaragua; y que nuevas industrias del sector calzado y arneses puedan ampliarse también.

¿Cuánto esperan en inversiones este año?

En materia de inversiones, diríamos que se puede llegar a unos US$300 millones. Se están ampliando empresas y esperamos que vengan otras que están con los ojos puestos en Nicaragua.

¿Cómo está en este momento Nicaragua en relación con los países de Centroamérica y el Caribe en cuanto a beneficios para atraer empresas para zona franca?

En general, los beneficios son similares. Recordemos que el régimen de zona franca tiene mucha relación con el grupo del DR-Cafta. En general, los beneficios que tiene Nicaragua los tienen los otros países, en cuanto a la parte fiscal: son bienes que no pagan impuestos, hay mucha comunicación con el Gobierno y Nicaragua tiene como gran factor que hay mano de obra y que es mano de obra de calidad y más barata que en los demás países del área.

Eso hace que Nicaragua pueda ser más competitiva, porque la mano de obra significa mucho. Los acuerdos multianuales de mano de obra son muy valiosos, han servido mucho, y ha hecho que varias empresas se vengan, y seguimos siempre intentando que más empresas vengan al país, para fortalecer al sector.

¿Qué desafíos tiene el sector?

Está el tema de la competitividad. Tenemos que ir capacitando cada vez más a nuestros trabajadores para que sean más competitivos. Estamos esperando también que la tarifa eléctrica pueda mejorar, de manera que el costo de la energía eléctrica no sea un factor negativo del crecimiento, y también estamos esperando que el país siga ampliando sus lazos comerciales para buscar nuevos mercados.

De manera que el mercado de zona franca, aunque hoy está enfocado fundamentalmente en el DR-Cafta, puede dirigirse a otros países con los que Nicaragua tiene tratados de libre comercio, para incrementar las exportaciones. El tratado de libre comercio con México se está usando bastante y esperamos que otros TLC con otros países también puedan ser usados por el sector de zona franca, de manera que podamos diversificar mercados.

La competitividad, la diversificación de mercados, ampliación de industrias (que vengan nuevas industrias) son los retos del sector y a eso también tenemos que sumarle, sin lugar a dudas, que tenemos que traer empresas con mayor nivel de tecnificación.

¿Cuáles de los países con los que Nicaragua tiene TLC les interesa más?

En primer lugar el Acuerdo de Asociación con la Unión Europea, que es un acuerdo muy amplio, que puede en algún momento ser muy importante para zona franca.
El tratado de libre comercio con México, que ya se está usando. Hay un tratado de libre comercio con Chile, con Taiwán, de manera que esos lazos comerciales que Nicaragua ha ido generando puedan en un momento dado servir para encontrar mercados para exportación de zona franca.

En este momento el sector ha estado enfocado en el DR-Cafta. Recordemos que el principal socio comercial de Nicaragua son los Estados Unidos y los países de la región.

¿Qué tipos de productos se podrían comercializar con la Unión Europea?

En el mediano tiempo podría pensar que ropa. El mercado europeo también es un gran consumidor de ropa. Podría pensarse en productos agroindustriales. Arneses automotrices ya estamos exportando a la Unión Europea. Esperamos exportar calzado en los próximos meses. Es decir hay muchos productos que se pueden exportar a Europa. Lo importante es que se vayan estableciendo inversionistas en el país que se dediquen a estos servicios y que puedan diversificar los productos que la zona franca produce.

¿Qué municipios del país son potenciales para que se instalen nuevas empresas de zona franca?

Esto tiene que ver mucho con el tema de la competitividad. Los costos de traslado de los municipios a los puertos son un factor bien importante. Nosotros esperamos que con la apertura del puente sobre Río San Juan se puedan potenciar algunos municipios del centro del país, como Boaco y Chontales, y esperamos que se siga desarrollando en el Pacífico también: León, Chinandega, Managua y otras ciudades que tienen suficiente mano de obra.

A mediano plazo, queremos ver desarrollarse más departamentos como Estelí, Matagalpa, en la parte de agroindustria, de tal manera que la tendencia y el esfuerzo es abarcar la mayor cantidad posible de municipios del país.

Ahorita el sector de zona franca tiene un importante peso en la economía del país. Démonos cuenta que ya las exportaciones de zona franca (más de US$2,500 millones) casi igualan las exportaciones tradicionales. Eso significa que la cantidad de exportaciones es muy significativa y eso hace que el sector tenga mucha relevancia. Debido a eso es que hemos estado teniendo acuerdos de mano de obra multianuales, mejoramientos de las gestiones con la DGI y aduanas, y esperamos que la importancia del sector siga creciendo, porque es un gran generador de empleo formal.

Eso lo entiende muy bien la empresa privada, lo entiende muy bien el Gobierno y por eso hacemos un esfuerzo en conjunto de promoción del país, para que Nicaragua sea un destino de todas esas inversiones, que nos ayudan a generar empleo y hacer crecer el país.

¿Quién es?

Mario Zelaya es presidente de la Federación Cámara Nicaragüense de Zonas Francas Privadas (FCNZFP) y socio de cuatro empresas que trabajan bajo el régimen de zona franca en Nicaragua.

Zelaya además es gerente general de la empresa constructora D Guerrero Ingenieros y es expresidente de la Cámara Nicaragüense de la Construcción.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus