•   Pekín, China  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las bolsas de China operan desde ayer sin préstamos marginales para la venta corta, con la entrada en vigor de una nueva restricción del regulador bursátil sobre el uso de estos créditos, que busca reducir la volatilidad de los mercados.

La medida, comunicada por las bolsas de Shanghái y Shenzhen y aprobada por la Comisión Reguladora del Mercado de Valores, trata de controlar el comercio marginal (por el que las corredoras bursátiles prestan dinero a sus clientes para que lo inviertan en el parqué), una práctica que lleva meses en el punto de mira de las autoridades.

Además, el anuncio de las bolsas fue seguido por los compromisos adoptados por varias corredoras chinas, entre ellas Citic Securities, la mayor de propiedad estatal, de suspender la venta corta (por la que se vende un activo financiero que no se posee con la intención de recomprarlo posteriormente a un precio inferior).

Las bolsas de Shanghái y Shenzhen han suspendido las actividades de 34 cuentas de inversión por “transacciones anormales”.

Tras conocerse estas novedades, el índice general de la Bolsa de Shanghái, el principal indicador de los parqués chinos, subió hoy un 3.69%, y el de la Bolsa de Shenzhen lo hizo un 4.52%.

El Gobierno chino lleva meses tratando de frenar el comercio marginal y ya a finales del año pasado, cuando las bolsas se encontraban en una larga racha alcista que duró hasta mediados del junio, inició una investigación sobre las operaciones de este tipo que acabó con sanciones a varias empresas en enero.

Los peores declives

Los parqués del gigante asiático entraron en crisis a partir del pasado 12 de junio y durante casi un mes experimentaron uno de los peores declives de su historia, en el que los mercados llegaron a perder casi un tercio de su valor, tras haberse revalorizado en los meses previos.

A raíz de esa crisis, controlar la venta corta se ha convertido en otro de los objetivos de las autoridades de la segunda economía mundial, como también lo fue de la Comisión de Valores estadounidense durante la crisis financiera de 2008.

El pasado 9 de julio, el viceministro chino de Seguridad Pública, Meng Qingfeng, declaró que la Policía investigaría los posibles casos de “venta corta maliciosa” durante ese período de pérdidas en la bolsa.

Sanciones

La apertura de esta investigación, que se sumaba a la del regulador bursátil y a las fuertes intervenciones de Pekín en los mercados, logró estabilizar temporalmente las bolsas y cortar su racha negativa.

Sin embargo, el 27 de julio la Bolsa de Shanghái se hundió un 8.48%, su mayor desplome en una sola jornada en ocho años, lo que volvió a disparar las dudas sobre la efectividad de las medidas adoptadas por Pekín.

Antes de entrar en crisis, hace mes y medio, las bolsas chinas se habían revalorizado más de un 150% en apenas un año y un 60% desde el inicio de 2015.

De momento, las bolsas de Shanghái y Shenzhen han suspendido las actividades de 34 cuentas de inversión por “transacciones
anormales”, las últimas cuatro en la noche de este lunes, y han advertido de que siguen la pista a más.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus