•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Nicaragua ha mejorado su capacidad para acceder a fondos de organismos multilaterales después de su “graduación” en julio pasado del programa AIF del Banco Mundial (BM), lo cual le permitiría con mayor facilidad reemplazar los préstamos concesionales que recibe de Venezuela, según la agencia calificadora Moody’s Investors Service.

En su más reciente informe, la agencia calificadora de riesgo señala que en un escenario en que el país necesite reemplazar los préstamos concesionales, que ofrece el acuerdo de Petrocaribe, “necesitaría asegurar una fuente alternativa de financiamiento externo, probablemente de los organismos multilaterales”.

Moody’s también señala que el alto nivel de reservas de divisas y una línea de liquidez de contingencia con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) proporcionan capacidad de ajuste en caso que la presión sobre la balanza de pagos aumente.

La agencia calificadora de riesgos Moody’s mejoró en julio pasado la calificación crediticia de Nicaragua, que antes estaba en B3 y ahora ha subido a B2 con perspectiva estable, lo que para algunos expertos es un reconocimiento al buen manejo de la macroeconomía del país en los últimos años.

Ovidio Reyes, presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), indicó el jueves pasado que a junio de este año el saldo de Reservas Internacionales Brutas alcanzó US$2,346 millones. “Esto es resultado de una adecuada conducción de las operaciones monetarias, respaldada por la política fiscal traduciéndose en una cobertura de RIB a base monetaria de 2.7 veces y de 4.9 meses de importaciones”, dijó Reyes.

Reduce dependencia

Moody’s considera que la vulnerabilidad de Nicaragua a posibles presiones en la balanza de pagos ha disminuido, y puede continuar disminuyendo, como resultado de cambios de largo plazo en su economía y cambios recientes en la economía global.

La deuda del Gobierno central ha disminuido considerablemente en los últimos 10 años, situándose alrededor de 30% del PIB, por debajo de la mediana de países en la categoría ‘B’ que se encuentra en 45% del PIB

“La inversión extranjera directa ha mostrado una tendencia al alza en los últimos años, por otro lado Nicaragua ha diversificado su matriz energética reduciendo su dependencia de las importaciones de petróleo”, destaca  Moody’s.

En el año 2000, la energía térmica representaba el 81% de la matriz energética de Nicaragua; al 2014 ese porcentaje había caído a 45% y las autoridades esperan que este se reduzca a 20% en 2018.

1,228.4 millones de dólares alcanzó la cooperación oficial externa el año pasado.

Por último, la agencia calificadora de riesgos señala que la caída de los precios del petróleo ha reducido el déficit de cuenta corriente, lo cual significa menor necesidad de financiamiento externo. Asimismo, ha proporcionado apoyo fiscal al permitir una reducción a los subsidios energéticos.

“Hasta junio pasado la factura petrolera se ubicó en US$417 millones, registrando una caída del 30%, respecto al mismo periodo del año anterior”, manifestó el presidente del banco emisor, Ovidio Reyes.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus