•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En todo el mundo existen 795 millones de personas subalimentadas, un millón de ellas son nicaragüenses, según el informe “El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo 2015”, publicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

El estudio del organismo de Naciones Unidas destaca que Nicaragua es el país de la región centroamericana que más ha disminuido sus niveles de personas en estado de subalimentación en la última década, con una reducción del 55% al pasar de 2.3 millones de personas en 1990 a un millón el año pasado. 

Nicaragua es uno de los 13 países de América Latina que ha alcanzado la meta de uno de los Objetivos del Milenio (ODM), que consiste en reducir a la mitad la prevalencia en la subalimentación entre 1990 y 2015, pero aun así, es el país con el porcentaje más alto del total de su población en ese estado con el 16.6%. 

La subalimentación es un consumo de alimentos insuficientes para satisfacer las necesidades de energía alimentaria de manera continua. 

“Los 182 Estados miembros de las Naciones Unidas contrajeron dos compromisos importantes con el objeto de hacer frente al problema del hambre en el mundo y uno de ellos era reducir el número de personas desnutridas a la mitad de su nivel actual no más tarde del año 2015, Nicaragua ya lo logró”, destaca la FAO. 

De hecho Nicaragua es el país de la región donde más personas han logrado salir de ese estado, un total de 1.3 millones en una década, mientras que en Honduras apenas 200 mil personas lograron salir de la subalimentación en ese mismo período, en El Salvador solo 100 mil personas han logrado salir de ese estado.

En el istmo el país con más personas en estado de subalimentación es Guatemala, con un total de 2.5 millones. En este país centroamericano --según la FAO-- en vez de disminuir el número de personas subalimentadas, más bien han incrementado al pasar de 2.2 millones en 2012 a 2.5 millones el año pasado. 

Protección social 

El informe de la FAO destaca que la protección social contribuye directamente a la reducción del hambre y la malnutrición mediante el fomento de la seguridad de los ingresos y el acceso a una nutrición, asistencia sanitaria y a una mejor educación. 

“Gracias al aumento de la capacidad humana y la mitigación de los efectos de las crisis, la protección social fomenta la capacidad de las personas muy pobres para participar en el proceso de crecimiento a través de la mejora del acceso al empleo decente”, indica la FAO.

En Nicaragua, según cifras oficiales, solo un 22% de la Población Económicamente Activa (PEA)  cotiza en el Seguro Social. No obstante, en los últimos años el crecimiento promedio en el número de trabajadores asegurados ha sido del 8% anual. 

En los primeros cinco meses del año, según datos oficiales, el número de trabajadores asegurados se ha incrementado en 44,866, para un crecimiento del 6.1%, pero si se mide de manera interanual el crecimiento ha sido del 8.1%, una tasa regular, según algunos expertos que consideran que el crecimiento ideal de empleados afiliados a la seguridad social en el país debería ser del 10% anual como mínimo.

  • 795 millones de personas en todo el mundo están subalimentadas. 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus