•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Para que Managua se convierta en una ciudad competitiva es necesario aumentar la inversión en construcciones verticales, opina Raúl Amador, presidente de Invercasa. Asimismo, recomienda construir ese tipo de obras para viviendas, lo que permitiría disminuir el déficit habitacional en el país y ahorrar costos en sistemas de energía eléctrica y agua. 

¿Desde cuándo se veía la necesidad de construir edificios verticales en la capital?
Desde el momento en que Nicaragua empieza a participar en una economía abierta, permitiéndole participar en una competencia regional por atraer inversión extranjera.

Esto le brinda la oportunidad al país de desarrollar segmentos de negocios, como ya se está haciendo, por ejemplo, en infraestructura especializada en oficinas, de energía y telecomunicaciones. Estos rubros requerían de mucha inversión y evidentemente iba a haber más oportunidades de hacer negocios importantes como la construcción de viviendas verticales en Managua.

Muchas personas podrían mostrarse renuentes a vivir en edificios de varios niveles, ¿cómo se podría evitar esto?
Es un mito pensar que la construcción vertical es peligrosa. La ingeniería ha resuelto ya muchos problemas, por ejemplo, creando una tecnología sismorresistente que permite la construcción vertical.

Aprovechando estas condiciones, podemos ofrecer entonces un producto barato de vivienda o de oficina, accesible a la población y a los mercados porque con la construcción vertical se ahorrarían costos por los altos precios de los terrenos. Yo pienso que ese hecho de poder ofrecer un producto de alta calidad, estructuralmente bien diseñado, permitirá mayor accesibilidad a los interesados en el mismo.

¿Qué recursos tiene el país para iniciar este tipo de proyectos?
Nicaragua tiene un buen régimen de zonas francas, en el caso de los edificios. Estos regímenes permiten atraer inversión de empresas, como los “call centers”, para que puedan instalarse en estos edificios y aprovechar esas ventajas de no pagar impuestos.

En el caso de las construcciones verticales de viviendas, la ventaja va a ser el costo. Vamos a poder ofrecer un costo accesible a la población que económicamente tiene problemas.

¿En qué partes de Managua podrían edificarse estas construcciones verticales?
Actualmente, en Managua podemos ver tres polos de desarrollo: uno en la Carretera a Masaya, otro por donde está el Hospital Militar y el tercero en Villa Fontana, justamente por Invercasa.

En estos lugares podemos ver mejoras en la estructura vial, energía y otros servicios públicos. Ahora, lo más importante es que los empresarios y la Alcaldía de Managua nos juntemos para perfeccionar estos planes de desarrollo que harán de la ciudad una zona más accesible, barata y sobre todo competitiva con respecto a otras ciudades de Centroamérica.

Lo principal es atraer inversión para la realización de estos proyectos y hacer la ciudad más eficiente. La Cámara de Urbanizadores de Nicaragua está desarrollando estas relaciones entre empresarios y la alcaldía para mejorar y perfeccionar los sistemas de agilización (de trámites), y que estas construcciones se desarrollen junto con otros temas que tienen que ver urbanismo.

Ciudades pasan por una regeneración urbana

Las ciudades deben ser capaces de proveer soluciones para cada uno de los modos de vida de sus habitantes, afirma Fernando Herrera García, presidente de la Comisión de Urbanismo de la Cámara Chilena de la Construcción (CCHC).

Actualmente las personas buscan cómo vivir en los lugares más céntricos de las ciudades, ya sea para tener un mayor acceso a sus centros de estudios, a su trabajo o para un mejor acceso a los servicios públicos. 

“Como no caben todos en un mismo lugar, se desarrolla una nueva forma para satisfacer las necesidades de los pobladores, es decir, las viviendas en alturas”, expresó García.

De igual forma, explicó que este tipo de proyectos pueden desarrollarse a través de una “regeneración urbana”.

“Muchas ciudades en Latinoamérica están en una regeneración urbana, es decir, están construyendo en áreas donde la gente vivió por un tiempo, pero luego se fue a otras zonas generando así muchas áreas que hoy están deterioradas y que por lo tanto llevar un proceso de regeneración urbana es los adecuado”, aseguró García.

García es otro de los expertos que considera necesaria la articulación del sector privado y el sector público: “El sector público proveyendo normas adecuadas para que el sector privado pueda construir y también ayudando muchas veces en formar los terrenos necesarios para hacer esas remodelaciones”.

¿Quién es?

Raúl Amador Torres

Es presidente de Invercasa, un holding de empresas (o aglomeración de empresas) que desarrolla negocios en un amplio rango de servicios financieros a escala internacional.
Amador Torres, entre otros reconocimientos, ha sido “Personalidad del Año” del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) y recibió el Doctorado Honoris Causa por parte de Keiser University.

 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus