•   Londres, Inglaterra  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los precios de petróleo seguían este lunes al final de los intercambios europeos sin dirección, lastrados por la abundancia de crudo en un mercado incapaz de absorberla.

Hacia las 16H00 GMT, el barril de Brent del mar del Norte para entrega en octubre -el primer día de contrato de referencia- se cotizaba a 49,18 dólares en el Intercontinental Exchange (ICE) de Londres, dos céntimos menos que el viernes al cierre.

En el New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril de "light sweet crude" (WTI) para entrega en septiembre ganaba 5 céntimos a 42,55 dólares. El precio del barril de WTI llegó a caer el viernes al inicio de los intercambios asiáticos a 41,35 dólares, un nuevo mínimo desde marzo de 2009.

El aumento de pozos en funcionamiento en Estados Unidos -dos- según la sociedad de servicios petroleros Baker Hughes, no ha hecho más que un hundir a un mercado de de oro negro ya de por sí lastrado por indicadores económicos a la baja.

"Existe la idea de que si el número de pozos aumenta, la producción estadounidense (de crudo) va a seguir siendo fuerte. Y es que el número de pozos ha aumentado durante cuatro semanas seguidas", dice Phil Flynn, de Price Futures Group.

Tampoco ayudan los informes que ponen de manifiesto que existe una abundancia de crudo en el mercado.

"La estrategia observada entre los productores estos últimos meses ha sido la de aumentar la producción para equilibrar los efectos de la caída de los precios en sus balances contables", dicen los analistas de JBC Energy.

Y aunque la demanda da señales concretas de mejora debido a la bajada de los precios, y se prevé que siga así en 2016, la mejora no bastará para absorber el excedente de la oferta.