•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una canícula “normal” estaba comprendida entre el 15 de julio al 15 de agosto y los productores sabían que en ese mes las lluvias comenzaban a descender, pero después de esa fecha volvía a llover con normalidad.

“Teóricamente la canícula se establecía entre el 15 de julio al 15 de agosto, pero ahora le ponemos entre comillas normal”, afirma Abdel García, técnico de investigación en cambio climático del Centro Humboldt.

La afirmación de García se debe a que los expertos consideran que la falta de precipitaciones continuará tanto en Nicaragua, como en el resto de la región centroamericana.

El asesor científico del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), José Milán, es uno de los que afirmó que la canícula se extenderá una o más semanas después de lo normal.

Las autoridades del sector agropecuario sostienen que habrá suficiente producción de granos básicos para el consumo nacional.

Milán manifestó, según el portal oficialista El 19 Digital, “que aún estudian las proyecciones para el tercer ciclo del invierno, el que va de septiembre a noviembre”.

“Lo correcto sería esperar a ver cómo cierran las temperaturas del mar y demás datos a finales de este mes, porque siempre la canícula se dice que termina el 15 (de agosto), pero puede ser que termine el 20 o un poquito después, pero después hay que ver cómo cierran las condiciones del tiempo”, dijo Milán, según ese sitio web.

De septiembre en adelante podrían ocurrir dos escenarios, aseguró Milán.

El primero de ellos sería que se mantengan las condiciones de los últimos dos meses y el segundo que mejoren en algunos municipios los regímenes de lluvias, teniendo en cuenta que en los meses de septiembre y octubre históricamente se han dado abundantes precipitaciones, explicó el asesor del Ineter.

María Auxiliadora Briones, gerente general de la Fundación para el Desarrollo Tecnológico Agropecuario y Forestal de Nicaragua (Funica), dijo que los expertos regionales están pronosticando que el periodo seco se puede extender más de lo normal.

Briones subrayó que la variabilidad actual del clima no permite determinar con exactitud el comportamiento del invierno en los próximos meses.

Por su parte, Abdel García, del Centro Humboldt, dijo que la época seca concluirá entre el 20 y el 30 de este mes.

“Estamos esperando que llueva, aunque los pronósticos establecen que la salida (de la canícula) iba a estar entre el 20 y el 30, según el territorio, En teoría debería comenzar a llover, entre comillas de nuevo de forma normal. Pero por ahora no vemos un cambio en el patrón en esta zona”, analizó.

Comportamiento de la canícula

“La canícula de este año fue más acentuada en términos de disminución absoluta de lluvias. Favorecieron un poco algunos fenómenos, como ondas tropicales, que aparecieron en el país y la región en el periodo de canícula, sin embargo, no ayudaron completamente a recuperar la humedad requerida por los diferentes cultivos”, expresó Briones.

En el norte del departamento de Chinandega, donde se encontraba ayer Abdel García, se reportaron solo cinco días de lluvias durante la canícula.

“Eso significa aproximadamente 30 milímetros de lluvia. Eso está exageradamente por debajo de la norma histórica, que según mis cálculos se vuelve deficitaria en más de 100 milímetros. La norma histórica normal en julio es de 131 milímetros para esta zona y en el mes completo debería caer 210 milímetros”, explicó el especialista.

La situación es similar, según García, a la del año pasado.

Pero García señaló que hay una debilidad en el país para evaluar la canícula entre un año y otro, porque no hay datos históricos del día a día.

Suficiente producción

Aunque las lluvias han sido deficitarias en el primer trimestre del año y, como ya se dijo, se ha presentado una canícula “más acentuada”, principalmente en el corredor seco del país, las autoridades del sector agropecuario sostienen que habrá suficiente producción de granos básicos para el consumo nacional.

El titular del Ministerio Agropecuario (MAG), Edward Centeno, reconoció que en las zonas secas, compuestas por alrededor de 63 municipios, hubo afectaciones en el maíz, sin embargo,argumentó que “la producción lograda en otras regiones donde se han presentado buenos regímenes de lluvia, compensa en gran parte la baja en el corredor seco”.

A principio de agosto, el ministro Centeno estimó que el país producirá cerca de cuatro millones de quintales de maíz en el subciclo de primera y unos 800,000 quintales de frijoles.

Briones confirmó que en la parte del trópico húmedo, principalmente en Las Segovias, “hay una producción bastante buena de granos”, pero se declaró insegura de afirmar “que se compense lo que no se está cosechando en la zona seca” de Nicaragua.

Explicó que “ha habido un comportamiento normal en el trópico húmedo, pero las áreas sembradas son las mismas, no han aumentado”.

“Para mí no viene a compensar las pérdidas de la zona seca en su totalidad”, sostuvo.

Eso sí, aclaró que si  bien en la zona seca habrá una disminución de granos, no necesariamente se va a expresar en una crisis profunda de alimentos.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus