•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • México / EFE

La reciente decisión de Estados Unidos de levantar las restricciones de cooperación a Nicaragua por resolver los casos de propiedades confiscadas a estadounidenses, permitirá al país centroamericano destinar recursos a otras áreas y reducir sus niveles de endeudamiento, según el análisis de las autoridades y de economistas.

Washington levantó a Managua algunas restricciones legales relativas a la asistencia bilateral y al apoyo para la concesión de préstamos internacionales a Nicaragua, que significa que el otorgamiento de una dispensa de cooperación anual, conocida como “waiver de la propiedad”, ya no será necesario.

Esa certificación estaba supeditada a la consideración de EE.UU. sobre el avance que registraba Nicaragua en la resolución de las reclamaciones de propiedades confiscadas a ciudadanos estadounidenses durante el primer régimen sandinista.

Con esta certificación, anualmente EE.UU. respaldaba los préstamos que solicitaba Nicaragua a los organismos financieros internacionales.
En 2014, Nicaragua recibió us$896.7 millones en préstamos, un 11.7% menos que los us$1,015.3 millones  captados en 2013, según cifras oficiales.

“Esto lo que significa es que Nicaragua va a dejar de tener un condicionante, una espada de Damocles, una pistola en la sien, que Nicaragua deja de estar sujeta a revisión”, señaló el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada de Nicaragua (Cosep), el economista José Adán Aguerri.

Para el presidente del Banco Central de Nicaragua, Ovidio Reyes, la decisión de Washington vendrá a reducir los niveles de endeudamiento del país, porque ya no habrá necesidad de emitir “tantos” Bonos de Pagos de Indemnización (BPI).

Los BPI son una obligación de pago y un reconocimiento de deuda contraída por el Estado de Nicaragua a largo plazo, por confiscación y expropiación de bienes durante el primer Gobierno sandinista (1979-1990).

El saldo de la deuda pública de Nicaragua totalizó US$5,660 millones en el primer semestre del año, un 46.5% del Producto Interno Bruto (PIB) y 1 punto porcentual menos que en el mismo período de 2014, de acuerdo con las autoridades.

OPTIMISMO

La Procuraduría General de Nicaragua, que celebró la decisión de Washington, consideraba que esa dispensa que concedía anualmente EE.UU., conocida como “waiver de la propiedad”, era “como tener una pistola cargada en la sien”.

Claramente creo que (la decisión de EE.UU.) es un reflejo de todas esas noticias externas que ayudan a Nicaragua a tener unas perspectivas económicas favorables”, dijo, por su lado, a Acan-Efe el representante en Nicaragua del Fondo Monetario Internacional (FMI), Juan Fernando Zalduendo.

RESPETO A LA PROPIEDAD

El ejecutivo del Fondo se refería, además, a la noticia de la agencia crediticia Moody’s, que elevó la calificación de Nicaragua de un inferior B3 a un superior B2 el pasado 11 de julio, lo que a su juicio fortalece la imagen del país, entre otras.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus