•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El 50% del total de café oro que Nicaragua exporta está catalogado como café especial, según el estudio Desarrollo de cadenas de valor alimentarias sostenibles, divulgado recientemente por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

“En Nicaragua por ejemplo, en el año 2003, el 30% de sus exportaciones totales de café estaban dentro de la categoría de cafés especiales, para 2013, ese porcentaje ya se ha incrementado al 50% del total, lo que ha aumentado el ingreso de las familias, ha creado más empleos y ha mejorado la educación de los hijos de los productores”, destaca el informe del organismo de Naciones Unidas.

Para llevar a cabo este proyecto la FAO contó con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), mediante el cual se seleccionó a un grupo de compradores de café en los Estados Unidos, los cuales se convirtieron en participantes directos del proyecto, en el cual estaban involucrados 6 mil productores de 10 cooperativas.

Rodrigo Peralta, productor de café especial de Mozonte, Nueva Segovia, aseguró que al pasar de producir café convencional a café especial, sus ingresos se han incrementado hasta en un 50%. “Es cierto que los costos son más altos porque tenemos que invertir más, pero las ganancias también se incrementan, el mercado internacional paga bien por los cafés especiales”, indicó este productor que no fue beneficiado con el proyecto de la FAO y el BID, pero que cada año recibe en promedio US$350 por cada saco de café especial que envía a los mercados de Japón, Corea y Canadá.

Pequeños productores

El proyecto ejecutado por la FAO y financiado por el BID se orientó de forma selectiva a pequeños productores que cultivarán café a más de 1,200 metros sobre el nivel del mar (un requisito del café especial),  y que ya exportarán al menos el 10% de su producción.

Otro requisito es que contarán con una infraestructura adecuada para las actividades de todo el año y que tuvieran una capacidad de producción anual mínima de 150 toneladas, estabilidad financiera y acceso a agua y electricidad y los compradores de café de los Estados Unidos se comprometieron a adquirir cantidades determinadas de granos de café de estos agricultores seleccionados, siempre que se mantuviera el nivel de calidad establecido.

“En el proceso del proyecto se establecieron y reforzaron los vínculos entre los productores de café y los compradores extranjeros. Esta estrategia de apoyo cuidadosamente orientada tuvo éxito y dio lugar a mejoras económicas, sociales y medioambientales sostenibles”, destaca el estudio de la FAO.

El proyecto no solo contribuyó a aumentar los volúmenes de exportación a nivel nacional, sino también a incrementar el porcentaje de cafés especiales en las exportaciones de café totales.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus