•  |
  •  |

La agencia de calificación crediticia Fitch se mostró preocupada por el impacto de "la incertidumbre política sobre el éxito del programa" de rescate.

Tras asegurarse un tercer rescate europeo, Grecia entra de nuevo en un periodo de inestabilidad política con elecciones legislativas anticipadas en septiembre, las quintas desde el inicio de la crisis en 2009.

El primer ministro, Alexis Tsipras, anunció su dimisión el jueves en un contexto de ruptura en el seno de su partido de izquierda radical, Syriza, y 25 diputados de la formación ya indicaron ayer que formarán un nuevo grupo parlamentario, Unidad Popular.

"Intentaremos encarnar el espíritu del 'no' del referéndum" organizado por Tsipras el 5 de julio, afirmó Panagiotis Lafazanis, el euroescéptico líder de la nueva formación. El 62% de los electores griegos rechazaron aquel día una propuesta de los acreedores del país (Unión Europea, Banco Central Europeo, Fondo Monetario Internacional) para un nuevo plan de rescate.

Los disidentes de Syriza se oponen a las nuevas medidas de austeridad incluidas en el acuerdo que firmaron Grecia y sus acreedores, a cambio de un préstamo de 86,000 millones de euros (US$96,000 millones) en tres años.

Lafazanis criticó la dimisión de Tsipras y lo acusó de "haber tenido miedo" y de traicionar la línea política inicial de Syriza.

Si Grecia no cumple con los compromisos económicos, no recibirá financiación de sus socios de la eurozona, advierte el primer ministro de Holanda, Mark Rutte.

El primer ministro propuso el jueves celebrar unas elecciones anticipadas el próximo 20 de septiembre.

"Os toca a vosotros (los griegos) decidir con vuestro voto si el acuerdo que conseguimos permite superar los escollos actuales y conducir a la recuperación", afirmó el primer ministro, que llegó al poder a finales de enero con el 36.3% de los votos.

A sus 41 años, Tsipras encarnaba entonces el político de izquierdas que iba a poner fin "a las políticas de austeridad" odiadas por los griegos e impuestas al país desde el inicio de su crisis económica hace cinco años.

Pero tras seis meses de tensas negociaciones, presionado por los acreedores, tuvo que firmar el 13 de julio el acuerdo para un nuevo préstamo.

La semana pasada, 40 de sus 149 diputados votaron en contra del acuerdo o se abstuvieron por lo que el gobierno ya no tiene mayoría absoluta en una asamblea con 300 escaños.

Una decisión 'meditada'

Tsipras sigue contando, pese a todo, con una gran popularidad en su país y espera vencer en las elecciones de septiembre.

"La dimisión de Tsipras no es casualidad, eligió dimitir, lo cual demuestra que lo había meditado", dice Manolis Alexakis, profesor de sociología política de la universidad de Creta.

El partido del primer ministro no se verá muy afectado por la escisión, opina. "Lafazanis llegará a reunir a los disidentes de Syriza, pero este último ganará porque los electores darán una segunda oportunidad a ese partido que se amplió en los últimos años con disidentes del Pasok (socialista)".

La perspectiva de esas elecciones, que podrían apartar a los miembros más contestatarios del partido, no parecía disgustar a los acreedores.

Holanda advierte que Grecia debe cumplir acuerdo

Desde Bruselas un despacho fechado ayer por la agencia EFE, refiere que El primer ministro de Holanda, Mark Rutte, afirmó que el acuerdo firmado con Grecia sobre el tercer rescate atañe también al futuro nuevo Gobierno heleno, y que si el país no cumple sus compromisos no recibirá el dinero pactado.

"No hemos firmado (el rescate) con un Gobierno específico, sino con el Gobierno griego", sea cual sea, recalcó Rutte tras una reunión de su Ejecutivo, según informó la agencia neerlandesa ANP.

El primer ministro holandés, que adoptó una postura dura con Atenas durante las negociaciones del tercer rescate griego, subrayó que los créditos prometidos a Grecia solo se concederán en tramos conforme el país vaya implementando las reformas y los ajustes.

De esta manera, si Grecia no cumple, agregó, "tienen un problema", pues no recibirán financiación de sus socios de la eurozona.
Holanda aporta al tercer rescate, que asciende a hasta 86.000 millones de euros, 5,000 millones de euros en garantías y avales a través del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE).

Rutte negó que Europa se haya dejado "engañar" por los griegos, al anunciar el primer ministro griego, Alexis Tsipras, su dimisión y proponer elecciones anticipadas el mismo día en que haya recibido un primer desembolso del rescate.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus