Camila Medal Salaverry Directora de Entrenamiento Dale Carnegie Nicaragua
  •  |
  •  |

¡Si solo tuviera un equipo de alto impacto! La mayoría de los líderes han pensado esto en algún momento dado.  Sin embargo, parece que los líderes exitosos desarrollan equipos de alto impacto para sus proyectos a donde quiera que vayan.  Los factores clave para ser el líder de equipos de alto impacto son los siguientes:

Establezca una mejora continua mediante la creación de las características de los equipos de alto impacto

Cooperación: Las personas confían entre sí para hacer que los procesos e interacciones funcionen según lo planeado.  Los equipos de alto impacto erradican a los miembros que no cooperan y los reemplazan con gente que permita que avance el proceso o los asesoran para que tengan un comportamiento de mayor cooperación.

Respeto mutuo: Las personas evitan la arrogancia, condescendencia y criticismo.  Los equipos alcanzan el éxito cuando sus miembros respetan el talento, opiniones y esfuerzos de los demás.

Democrático: Cada miembro del equipo tiene voz.  Cada miembro del equipo tiene el derecho de cuestionar el proceso, dar retroalimentación y evaluar el avance del equipo.

Capitalice las fortalezas individuales para llevar a los equipos a niveles más altos de desempeño. En un equipo de alto impacto, el líder sabe cómo capitalizar las fortalezas de cada uno de los miembros del equipo.  No todos los miembros del equipo deben tener don de gente, pero sí debe haber alguien que tenga esa característica. No todos tienen que ser meticulosos, pero algunos miembros del equipo sí.

Para capitalizar las fortalezas individuales, los líderes de equipo deben:

Reconocer las fortalezas: A muchos líderes les resulta difícil reconocer las fortalezas de los miembros del equipo.  En el entorno empresarial, en donde el reconocimiento es escaso, muchos dejamos de ver las fortalezas de los demás.  Es necesario cambiar la forma de pensar para comenzar a ver a las personas con base en lo que les admiramos y reconocemos.  

Combinar las fortalezas para formar un equipo: Combinar las fortalezas en un equipo es como combinar los ingredientes de una gran receta. No obtienes un gran platillo al aventar los ingredientes en un sartén, sin importar qué tan bueno sea cada uno de los ingredientes.

Es típico ver cómo las personas capaces y talentosas no tienen un buen desempeño como equipo.  

Concéntrese en las fortalezas y no en las debilidades: Dale Carnegie contaba una historia de un hombre que participó en sus cursos y su esposa le pidió que hiciera una lista de las seis cosas que le gustaría que ella cambiara. El participante contó que le dijo a su esposa que tenía que pensarlo y que le daría una respuesta por la mañana. Se dio cuenta que sería muy fácil hacer una lista de las seis cosas que le gustaría que su esposa cambiara, pero en lugar de hacer eso, llamó a la florería y pidió seis rosas rojas.  Pidió que se las entregaran a su esposa con una nota que dijera que no podía pensar en las seis cosas que le gustaría que su esposa cambiara; él la amaba tal y como era. ¿Se imaginan la reacción positiva que recibió?  Mencionó que ahí fue que se dio cuenta del poder del reconocimiento. ¿Le demuestran a los miembros del equipo que valoran sus fortalezas o solo se enfocan en sus debilidades?

Facilite la interacción de las diferentes personalidades de los equipos de alto impacto. Aún los líderes con las mejores intenciones son culpables de querer que los miembros de su equipo hagan y actúen como ellos. Trabajar en un equipo con diversas personalidades requiere flexibilidad, paciencia e imparcialidad. Al aceptar las diversas personalidades de los miembros del equipo permite que su equipo alcance su máximo potencial.

Celebre la diversidad: Aunque parece más sencillo, la mayoría de la gente se aburriría en un equipo cuyos miembros tienen la misma personalidad. La interacción del equipo es más estimulante e interesante cuando el equipo cuenta con una variedad de estilos y características personales. Al celebrar las diferencias, reconoce que todos nos enriquecemos al trabajar juntos.

Abra las líneas de comunicación: Los miembros tienden a evitar a otros miembros del mismo equipo con diferentes personalidades y forman alianzas informales con miembros similares a ellos. Si los líderes del equipo permiten que sigan estas tendencias indefinidamente, los subgrupos del equipo se convierten en una pandilla con integrantes e intrusos y se bloquean las líneas de comunicación del equipo.

Construya puentes, no paredes: Los líderes de los equipos de alto impacto aprenden a facilitar las conexiones entre los diferentes estilos.

Vea la forma más sencilla de formar alianzas, aumentar la comprensión mutua y tirar las barreras percibidas en el trabajo.

Administre los resultados, no las tareas: A fin de cuentas, lo que importa es la contribución de cada uno de los miembros del equipo para cumplir con las metas y misión del equipo. Los líderes que son partidarios de incluir en los equipos de alto impacto diversas personalidades han aprendido a enfocarse en los resultados que logra cada uno de los miembros y no hacer que logren los resultados de cierta forma. 

Esto le permite a las personas expresar sus personalidades a través de su trabajo y así contribuir en forma significativa al esfuerzo del equipo.

Apalanque el espíritu competitivo para obtener la cooperación. La competencia amistosa genera resultados. Los líderes de los equipos de alto impacto mantienen la competencia entre el equipo y sus resultados anteriores y no entre cada uno de los miembros del equipo. Haga que la competencia sea estimulante. ¿Quién le gustaría que esté trabajando de su lado, una persona competitiva o alguien que se conforma con resultados mediocres?

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus